La policía de Macri va ganando terreno

Dice que van allí hasta que terminen las obras de la academia, en el Bajo Flores. Piden informes en Legislatura y Defensoría.
Después de Puerto Pibes, ahora la futura policía porteña desembarca en el Parque Chacabuco. Será dentro de esta semana, cuando en el polideportivo municipal que funciona en ese paseo público, debajo de la autopista 25 de Mayo, comiencen los "exámenes de aptitud física" para unos 900 aspirantes, según confirmaron a Página/12 funcionarios del Ministerio de Justicia y Seguridad y de la Subsecretaría de Deportes de la ciudad. La adjunta de la Defensoría del Pueblo porteño, Graciela Muñiz, advirtió que la academia policial podría afectar actividades propias de ese ámbito, como "las clases de educación física de cuatro escuelas secundarias que utilizan ese mismo lugar y el uso del gimnasio por parte de los vecinos". En la Legislatura porteña, el diputado Sergio Abrevaya presentó un pedido de informes para conocer el "plazo en que el predio será destinado a la actividad policial", entre otros puntos. Las autoridades dicen que la ocupación del lugar será por un período "de uno a tres meses", hasta que estén finalizadas las obras en el predio donde funcionará la escuela de policía, en el campo del club Deportivo Español.

Este fin de semana, el Parque Chacabuco cumplió 106 años, y como obsequio recibió el anuncio de que será sede (al menos provisoria) de la academia policial. Por lo pronto, el gobierno anunció que en los próximos días comenzarán las obras para recuperar la vieja pista de atletismo, en estado de abandono desde hace más de ocho años, para uso de los aspirantes. La obra viene siendo reclamada por los vecinos y los atletas que la utilizan, y se hizo realidad ahora, por obra y gracia de la llegada de los futuros uniformados.

"Para el Ejecutivo la policía metropolitana es una de las prioridades, por el problema de la seguridad es preocupante", dijo a Página/12 el subsecretario de Deportes, Francisco Irarrazábal. Por razones de costo la pista no será de tartán –un material sintético de alta competición–, como se había proyectado en alguno momento, sino de conchillas. La obra está a cargo del Ministerio de Desarrollo Urbano que, en forma paralela, inició los trabajos para mejorar un sector del parque arrasado por una obra de la empresa AUSA.

A principios de abril, la presencia de un grupo de miembros de la futura policía metropolitana había provocado inquietud en el predio de Puerto Pibes, un espacio ubicado en el barrio de Núñez donde desarrollan actividades sociales chicos de barrios carenciados de la ciudad. Después de que Página/12 hiciera pública la presencia policial, se supo que parte del predio había sido cedido por el Ministerio de Desarrollo Social porteño a su par de Justicia y Seguridad. Entonces se informó que Puerto Pibes se trasladaría a un predio de la zona sur de la ciudad mientras que continuaría la escuela primaria que allí funciona, compartiendo el espacio con los policías. Para separar actividades tan diferentes se resolvió construir un muro que separe a la escuela de la fuerza de seguridad que, según voceros del Ministerio de Seguridad, cumplirá allí funciones de logística.

Al igual que en Puerto Pibes, la llegada de la policía metropolitana a Parque Chacabuco no fue anunciada oficialmente sino que fue detectada por propios usuarios. En un extremo del parque, sobre la calle Emilio Mitre, debajo de la autopista, ya funcionaba el Centro de Reclutamiento de la Policía Metropolitana. Se trata de las oficinas que pertenecieron a la Guardia Urbana y luego al Cuerpo de Agentes de Tránsito. Allí se llevan a cabo ahora los cursos teóricos a los aspirantes a ingresar a la fuerza, y los correspondientes exámenes: faltaba el lugar para las pruebas de aptitud física. "Son cuatrocientos efectivos sin experiencia previa y alrededor de quinientos con experiencia, que provienen de otra fuerza", confirmó a este diario una fuente del Ministerio de Justicia y Seguridad.

La inquietud de los vecinos llegó hasta la Defensoría del Pueblo. Allí, la adjunta Graciela Muñiz, que se ocupa del área de deportes, redactó un pedido de informes dirigido al subsecretario Irarrazábal. "Todavía no recibí la respuesta por escrito, pero el subsecretario me confirmó telefónicamente que se afectarán para el uso de la futura policía la pista de atletismo, los vestuarios, el gimnasio del primer piso y el aula de ajedrez del polideportivo", informó Muñiz a este diario. "También designaron a 17 profesores de educación física y cuatro coordinadores para la futura policía", agregó.

En la Legislatura, el diputado Sergio Abrevaya, de la Coalición Cívica, presentó otro pedido de informes en el que solicita conocer "los plazos en los que el predio será destinado a la actividad policial"; las "razones por las que se seleccionó ese predio"; la "copia del acto administrativo por el que se dispone la afectación" del polideportivo y "si hay otro predio público dentro del Parque Chacabuco afectado a la actividad policial".

Tanto en Justicia y Seguridad como en Deportes no dieron precisiones sobre el tiempo en que se utilizarán las instalaciones, pero aseguraron que sería hasta que se terminen las obras en el campo de deportes del club Deportivo Español.

Comentá la nota