Por la Policía Judicial, la Corte cruzó a un ministro

Caballero Vidal desmintió a Fernández. Negó que les haya presentado un proyecto sobre el tema.
"Yo he visto con alguna cuota de sorpresa la publicación, el proyecto que se alude ahí yo no lo conozco". Esa fue la respuesta que dio ayer el presidente de la Corte de Justicia, Juan Carlos Caballero Vidal, en dirección al ministro de Gobierno, Emilio Fernández. El funcionario había responsabilizado al máximo tribunal de la paralización del proyecto de la Policía Judicial, cuando le dijo a DIARIO DE CUYO que los cortistas aún no le respondían sobre una propuesta que les presentó del tema hace un año. Caballero Vidal fue más allá: aseguró que no se oponen a la nueva fuerza y aclaró que la facultad de ponerla en marcha no es del Ejecutivo.

El presidente de la Corte de Justicia habló en el acto de presentación de la maestría para jueces (Ver pag. 3), el mismo día en que este diario publicó las declaraciones de Fernández. Y aunque intentó bajar el tono del cruce diciendo que con el ministro giojista es "cordial", tiró varios dardos con tinte diplomático.

El centro de la polémica es la falta de implementación de la Policía Judicial, un cuerpo de efectivos especializados y dedicados únicamente a investigar delitos que se viene prometiendo desde 1986. El gobernador José Luis Gioja anunció en julio de 2008 que el Ministerio de Gobierno y la Corte iban a trabajar para ponerla en marcha, pero, a más de un año, sigue en la nada.

Caballero Vidal aseguró que "personalmente" no conoce el proyecto que Fernández dice haberles enviado, para crear una Policía Judicial interina -con efectivos de la Policía administrativa o de prevención- mientras se consigue la plata que hace falta para armar una definitiva. Además, dijo que en una reunión con sus otros cuatro compañeros, le dijeron que tampoco están al tanto. En otras palabras, desmintió la versión giojista y afirmó que no recibieron nada.

Ayer hubo intentos por hablar con el ministro para que diera más detalles de la propuesta que dice haber mandado a Tribunales, pero fue imposible.

Exista o no, el cortista aprovechó para declararse en contra de la idea de una Policía Judicial interina. Aseguró que los efectivos de la policía actual tienen "una formación para prevenir" y no para investigar delitos en forma eficiente.

Pero eso no fue todo. Salió a marcar terreno. Luego de aclarar que la Corte "no es renuente" a la Policía Judicial, señaló que "la creación y la reglamentación es responsabilidad y facultad de la Corte de Justicia, de ningún otro Poder del Estado". De todos modos, reconoció que el tema depende de las partidas presupuestarias que pueda destinar el Ejecutivo para hacer frente al gasto que insumirá. Este último punto, es el principal impedimento que han esgrimido los gobiernos para montar la nueva fuerza policial.

El cortista descartó la falta de abocamiento que le endilgaron, al sostener que "armar en los papeles la Policía Judicial lleva nada más que un par de días". Y agregó que el problema es que va acompañada por laboratorios con tecnología de avanzada y condiciones edilicia, dos cosas que aún no tienen.

Comentá la nota