La Policía impidió el bloqueo de panamericana por un pedido de Scioli a la justicia

La policía impidió hoy el bloqueo de la ruta Panamericana, en lo que iba a ser la protesta central contra el despido de trabajadores de la ex Terrabusi, tras un pedido cursado a la justicia por el gobernador Daniel Scioli, mientras se produjeron cortes en Capital Federal, provincia de Buenos Aires y Jujuy.
Scioli había pedido por la mañana, tras el fracaso de las negociaciones en el ministerio de Trabajo, que la Justicia facilite "la intervención de la policía para lograr que por lo menos haya algunas manos habilitadas al tránsito".

"Entendemos el derecho a la protesta, pero también entendemos fundamentalmente el derecho a la libertad de circulación y a la normalidad de nuestra provincia", sostuvo Scioli en el distrito de Tres de Febrero.

El jefe de la cartera laboral bonaerense, Oscar Cuartango, advirtió hoy que las dos partes, la empresa Kraft Foods y la comisión de trabajadores, mantienen posiciones que obstaculizan la posibilidad de un acuerdo.

El corte de la Panamericana a la altura del kilómetro 35, en Pacheco, fue frustrado por la presencia de efectivos policiales y de Gendarmería Nacional, ordenada por el juzgado federal en los Criminal y Correccional de San Isidro, a cargo de Sandra Arroyo.

La presencia policial sobre la calle Henry Ford, en cercanías a la planta, detuvo el avance de los manifestantes sobre la Panamericana y obligó a los trabajadores, organizaciones sociales y políticas a realizar una asamblea sobre esa calzada.

El delegado Ramón Bogado dijo que "el gobierno está con los poderosos, en contra de los trabajadores", mientras la dirigente de izquierda Vilma Ripoll pidió a los efectivos que muestren la orden judicial que impedía el avance sobre la Panamericana.

Sin embargo, en el conurbano bonaerense organizaciones piqueteras cortaron la autopista Ezeiza-Cañuelas, a la altura del kilómetro 32, donde los automovilistas debieron desviarse por la colectora.

En el marco de las protestas para pedir la reincorporación de los despedidos, agrupaciones sociales, políticas y estudiantiles se concentraron a la tarde en la zona del Obelisco y desde allí marcharon hacia la sede de la Unión Industrial Argentina (UIA), en avenida de Mayo.

Otro de los cortes registrados en la ciudad se hizo al mediodía en la intersección de las avenidas Callao y Corrientes, donde estudiantes y organizaciones sociales y políticas permanecieron por el término de tres horas.

En Jujuy, la Corriente Clasista y Combativa hizo piquetes en distintos puntos de la provincia en solidaridad con los despedidos de la fábrica y cortó la ruta nacional 66, a la altura de la ciudad de Palpalá.

En el marco del conflicto que lleva 43 días por los 86 despedidos y 36 suspendidos, el ministro de Trabajo bonaerense dijo que las partes "persisten en actitudes duras que no facilitan para nada el camino del acuerdo".

"Es necesario apostar a la negociación porque no veo como posible que esto se canalice seria y civilizadamente prevaleciendo en forma absoluta la posición de uno sobre el otro", afirmó el funcionario.

"Hay que encontrar un punto de equilibrio", declaró a la prensa el ministro, en el marco del compromiso realizado ayer por la empresa en la cartera laboral nacional para reincoporar a 30 despedidos, medida que fue rechazada por los trabajadores.

En tanto, uno de los delegados de la ex Terrabusi, Jorge Penayo, dijo a DyN que "funcionarios de los ministerios de Trabajo de la Nación y provincia vinieron hoy a la planta para verificar que no nos permiten el ingreso a la fábrica".

Penayo sostuvo que mañana a las 15 realizarán una reunión frente a la planta "para discutir un plan de lucha para la semana que viene, por si no hay respuesta favorable el martes, en la reunión en el ministerio de Trabajo".

Voceros de la empresa Kraft Foods informaron a DyN que la fábrica "está operando con normalidad desde el lunes" y manifestaron que "el lunes próximo se reincorporarán las 30 personas despedidas que se acordaron ayer en el ministerio".

El titular del Sindicato de la Alimentación, Rodolfo Daer, dijo en declaraciones radiales que "hay que valorar" la decisión de la empresa de reincorporar a 30 despedidos y afirmó que se trata de "una empresa muy dura y muy mezquina y de una comisión interna muy dogmática en su ideología".

Comentá la nota