La Policía dice que ellos contestaron las "molotov"

El propio jefe de la Policía de Santa Cruz, Alejandro Martín, dirigió el procedimiento para desalojar la ruta 3 por orden del fiscal federal Norberto Bellver. Aseguró que apelaron a la violencia sólo después de que los manifestantes les arrojaran bombas "molotov".
Ante los interrogantes sobre el hecho represivo que terminó con algunos manifestantes heridos, Martín narró cronológicamente el procedimiento. Dijo que se inició cerca de las 4:30, cuando el personal policial de la Guardia de Infantería concurrió al sector donde estaba el piquete, en inmediaciones al cámping Gerald y el puerto local.

"Cuando llegamos al lugar había un grupo considerable de personas de ambos sexos que tenían demorados a cinco camioneros en el lugar; les habían trabado sus cubiertas para que no circularan", dijo.

Entonces, "un grupo de gente, que estaba haciendo un tipo columna en el fondo de la fila de los camiones, agredió al personal policial con piedras. Cuando el personal (aproximadamente 65 efectivos) avanza, los manifestantes se repliegan y se acoplan a un segundo grupo que estaba en la mitad de la fila de camiones. Allí también continuaron agrediendo al personal con piedras".

Producto de esto, "fue herido" un policía y "rompieron escudos".

Posteriormente, en el medio de esa agrupación "algunas personas arrojaron bombas molotov", dijo el comisario. "Como consecuencia de eso, se dispararon --a manera intimidatoria-- balas de goma, y la gente que estaba en el lugar se dispersó", agregó.

AVISO ANTICIPADO

También el titular de la Policía provincial consignó que a los manifestantes del Polo Obrero y desocupados "se les dio aviso" de que tenían que desalojar la ruta "con 24 horas de anticipación y se les notificó de la imposición del fiscal federal" de que debían "deponer de la medida" que está configurada como un delito de acuerdo al artículo 194 del Código Penal. "Algo a lo que hicieron caso omiso", manifestó.

Cuando se le consultó por qué se tomó esta medida contra el piquete de estos desocupados, en tanto que no ocurrió lo mismo cuando bloquearon la ruta los afiliados al sindicato petrolero hace unos días, Martín aclaró que "no recibimos órdenes en el caso de los petroleros. Pero también había una mesa de diálogo (en Buenos Aires con los empresarios) y estaba flexibilizado el corte".

"En este caso, la gente había optado tener como rehén a los transportistas que hacía 48 horas no los dejaban transitar", añadió.

En cuanto a los detenidos en el procedimiento, Martín dijo que en el momento la intención no era detener a nadie, sino "liberar la ruta", pero que cuando se ordenó a los choferes "rehenes" de los camiones que empezara a circular, "se detecta" en un camión a dos mujeres manifestantes, una de ellas que estaba sentada en la zona cercana al caño de escape.

"El personal médico policial la revisó y tenía quemaduras", por haberse sentado en ese lugar del automotor. La otra persona "estaba ilesa y tenía algunos hematomas y rasguños, producto de subirse al camión".

OTROS HERIDOS

En lo concerniente a otros heridos, Martín reconoció que ante consulta con autoridades hospitalarias hubo un hombre con "impacto de balas de goma en las extremidades". Infirió que tal vez "el individuo herido estuvo próximo al efectivo que arrojaba las balas, y seguramente (el manifestante) fue alguien que arrojaba elementos contundentes" al personal policial.

Aclaró que el mismo "arrojaba elementos incendiarios, y había que detener su accionar teniendo en cuenta que había elementos combustibles en los camiones".

Asimismo, dijo que una "señora embarazada se presentó en el hospital" pero que "no tenía lesiones de importancia". Declaró que no hubo menores entre los manifestantes.

Comentá la nota