Policía detenido admite que los secuestradores llamaron a su celular

El teniente Víctor Vega reconoció que él era quien usaba el teléfono móvil al cual llamaron los captores del empresario secuestrado en Ranelagh, aunque negó que haya tomado contacto con los delincuentes
Fuentes judiciales informaron esta mañana a Noticias Argentinas que al declarar ayer, el teniente Vega reconoció que desde el 2006 venía usando ese teléfono celular que le había dado el capitán Juan Cardozo, el otro de los imputados por el delito de "secuestro extorsivo" del empresario de Ranelagh.

Sin embargo, Vega dijo que desconocía el número desde el cual los captores llamaron a su celular y negó que él se haya comunicado con ellos.

Por su parte, Vega también fue imputado por "almacenamiento de estupefacientes", puesto que al ser detenido se le incautaron de su domicilio particular unos seis kilos de marihuana.

Vega dijo que esa droga la iba a utilizar como prueba en una investigación de la que él participó, luego de allanar unos domicilios donde se secuestraron unos 80 kilos de marihuana, explicaron las fuentes judiciales consultadas.

Según pudo averiguar NA, la defensa oficial de Vega pedirá en los próximos días la "falta de mérito" del teniente, al considerar que los elementos en la causa "no son suficientes" para imputarle un delito.

En tanto, Cardozo negó tener vinculación alguna con el secuestro del empresario Bergara, y sobre el teléfono celular a su nombre, aseguró que se lo había cedido a Vega años atrás.

Ambos policías habían sido detenidos el pasado martes, al cumplirse 15 días del secuestro de Bergara.

Previo a las indagatorias a las que fueron sometidos ayer por parte de la fiscal federal Silvia Cavallo y la jueza subrogante María Claudia Linares, los dos imputados pasaron por una rueda de reconocimiento, la cual dio resultado negativo.

Bergara, de 37 años, fue secuestrado el 22 de diciembre último al salir de su domicilio particular, junto a su mujer, en las calles 315 y 359 de Ranelagh, en el partido de Berazategui.

El matrimonio iba en su camioneta Grand Cherokee cuando, al llegar a la altura del Ranelagh Golf Club, se topó con el grupo comando de secuestradores.

En las últimas horas, se estima que la familia de Bergara volvió a recibir un llamado de los captores, quienes no bajan sus pretensiones en cuanto a la suma que exigen como rescate para liberarlo.

Comentá la nota