La Policía custodia el predio desocupado

Efectivos de grupos especiales permanecen apostados en el lugar donde el miércoles desalojaron a familias mapuches. Quieren impedir nuevas tomas.

La inan lonko de la comunidad Paichil Antriao viajó a Neuquén para plantear reclamos al Gobierno. Críticas al municipio de La Angostura.

Villa La Angostura > Un contingente importante de efectivos de los grupos especiales de la Policía provincial, procedentes de Neuquén capital y Junín de los Andes, continuaba ayer apostado en los sectores del cerro Belvedere, donde se realizaron los desalojos de familias vinculadas con la comunidad mapuche Paichil Antriao.

Sin embargo, no se había registrado ningún inconveniente desde el miércoles por la mañana, cuando se avanzó con los desalojos, hasta ayer por la tarde, informó una alta fuente policial.

La inan lonko de la comunidad, Amandina Gutiérrez, confirmó desde Neuquén capital que no hubo enfrentamientos tras la expulsión de las familias por parte de la Policía, que ejecutó una orden del juez en todos los fueros de Villa La Angostura, Jorge Videla.

Gutiérrez viajó a la capital para reunirse con la dirigencia de la Confederación Mapuche de Neuquén para plantear los reclamos al gobierno provincial.

Procedimiento

El procedimiento policial, con más de 60 efectivos, se realizó el miércoles a partir de las 9 en dos sectores del cerro Belvedere. La orden judicial era restituir un lote, de unas 10 hectáreas, a Willian Henry Fisher, quien denunció la ocupación de mapuches en octubre de 2006. El lote está ubicado al final de la calle Traful. Allí había tres casillas que fueron desmanteladas y las tres familias desalojadas. La otra orden judicial era remover una barrera y una casilla que habían instalado los mapuches en el acceso a la cascada Inacayal, informó ayer una alta fuente judicial.

Un grupo numeroso de efectivos policiales permanecía ayer apostado en ambos sitios para prevenir posibles nuevas ocupaciones o un eventual reagrupamiento de los integrantes de la comunidad que están dispersos en dos frentes en el cerro.

Desde la comunidad señalaron que tras el desalojo la Policía no dejaba pasar ni salir a los mapuches que viven en las viviendas asentadas en otros lotes en disputa judicial con privados, pero que no tienen todavía sentencia firme, como ocurrió con el lote de Fisher. Sin embargo, señalaron que habían flexibilizado los controles ayer y dejaban bajar a la Villa y retornar a las casas.

Por otra parte, Yenni Altamirano dijo que fue desalojada con sus dos hijos y su madre por la Policía, y que está en un albergue municipal. Aseguró que el secretario de Gobierno, Emilio de Alvear, fue ayer por la mañana y le dijo que se tiene que ir hoy. Sostuvo que le propuso irse a una habitación en la terminal, que no tiene nada. Y señaló que junto a ellos en el albergue hay una chica, de 15 años, con un bebé de 3 meses. Sostuvo que llegaron el miércoles por la noche al gimnasio municipal y que la Municipalidad sólo les dio colchones "pelados" para dormir.

Comentá la nota