La policía cree que alguno ya no está en la ciudad.

Después de demostrar una inicial confianza en que los cinco fugados de la Alcaidía de la UR-I aún estaban en Santa Rosa, la policía ya no descarta que alguno de ellos ya se haya marchado lejos de los límites de la ciudad. El sábado hubo un allanamiento en la zona rural de Telén, en un campo donde trabajaba un familiar directo de uno de los prófugos, pero los resultados otra vez fueron negativos.
Los operativos, allanamientos y requisas se han profundizado en las últimas horas, pero aún el paradero de Samuel “Chileno” González Vargas, Héctor Luis Carrasco, Diego Armando “Cotorro” López, Luis Eugenio “Chechi” Andino y el militar Diego Orlando Alvarez es un verdadero misterio. Los cinco se fugaron el pasado miércoles del centro de detención, mientras junto a otros dieciséis internos jugaban al fútbol en el patio. Ante la ausencia de los guardias, rompieron el alambrado perimetral de la “canchita”, utilizaron las escaleras de las garitas de vigilancia para sortear el paredón de cuatro metros y escapar al ganar la calle.

Al menos hasta el sábado, las autoridades policiales manejaban la hipótesis de que todos estaban aún en Santa Rosa. Pero ayer las fuentes de la investigación consultadas comenzaron a poner reparos sobre esta posibilidad: “alguno puede estar en la ciudad”, dijeron, ya sin el tono tajante de antes y dando a entender que no sería nada extraño que parte del grupo hubiera tomado distintos rumbos para escapar de la persecución policial.

Uno de ellos, el apodado como “el Chileno”, ya tiene antecedentes de fuga. En abril de 2008, se fue de un penal de Neuquén donde purgaba una pena de 11 años por robos a mano armada. Antes de ser capturado en agosto por la policía pampeana, habría cometido diversos asaltos con armas en la ciudad. Pero el 19 de noviembre se escapó de la Alcaidía en las mismas circunstancias que el pasado miércoles: estaba jugando al fútbol, rompió el alambrado perimetral y sorteó el paredón. Lo recapturaron el 5 de diciembre en el barrio Matadero, y se sospecha que en el interín habría cometido otros atracos. Ahora, sería uno de los que se sospecha que ya estaría lejos de la zona.

Comentá la nota