Un policía arrestado por desorden en una comisaría

Es un oficial, hijo del ex jefe de Policía Carlos Alcayaga. Supuestamente andaba ebrio, protagonizó un incidente y fue lastimado. Después agredió verbalmente a otros policías.
Un oficial de policía, hijo del ex jefe de la fuerza Carlos Alcayaga, fue arrestado ayer en la mañana por andar supuestamente en estado de ebriedad y armar un escándalo dentro de la Seccional 6ta. al insultar y provocar a otros uniformados. Todo pasó después de que protagonizó un incidente en la puerta de un pool de Rawson y fue lastimado en el rostro.

Esto le acarreó un doble problema al oficial ayudante Gastón Alcayaga, el hijo mayor del comisario general (r) Carlos Alcayaga, revelaron en la policía. Ahora afronta una causa contravencional en el Juzgado de Faltas por supuesto estado de ebriedad y por agredir verbalmente a unos policías, y además un sumario administrativo en Asuntos Internos de la policía por un presunto acto de indisciplina, según altos jefes de la fuerza.

El oficial presta servicio en el Departamento Bomberos y casualmente ayer a las 8 de la mañana debía presentarse a su guardia, pero no lo hizo porque quedó arrestado durante algunas horas en la Seccional 6ta. y recién fue puesto en libertad cerca del mediodía, confirmaron en la policía.

El problema comenzó en un pool de calle Chacabuco en Villa San Ricardo, Rawson, donde el oficial -andaba de civil- y un amigo habían ido a jugar y tomar unos tragos. "Al policía yo no lo conocía, lo deje pasar porque venía con el otro muchacho. Habían como 30 personas aquí, ellos se pusieron a jugar y a tomar un fernet que habían traído", relató José Quiroga, dueño del local.

A eso de las 5:30 aparentemente la situación se puso densa. "Yo ví que el policía hablaba con otros muchachos. Pensé que se estaba haciendo de amigos, pero me dicen que discutía, como que se hacía el pesado", describió el comerciante. Según la versión, un rato más tarde Alcayaga salió a la calle y se produjo una pelea. Alguien le pegó con un objeto al oficial, partiéndole los labios. Con el rostro ensangrentado entró de nuevo al local. El dueño lo hizo pasar al baño, cerró el negocio y salió a increpar y a correr a los agresores que intentaban seguir atacando al policía de civil.

Minutos después él y su amigo se fueron a la Seccional 6ta. a poner la denuncia. Ahí se armó otro escándalo. Varios policías contaron que Alcayaga se puso furioso aparentemente porque quería que lo atendieran rápido. A los gritos comenzó a insultar a los oficiales superiores y al personal de guardia, diciendo que él era oficial y el hijo de un ex Jefe de Policía, aseguraron. Algunos intentaron calmarlo y, aunque no llegaron a los golpes, seguía increpando a los uniformados, describieron. Es por esto que lo arrestaron, además supuestamente estaba ebrio. Luego lo llevaron a atender al hospital y se negó a hacerse el dosaje de sangre, aseguraron fuentes policiales.

Comentá la nota