Poliarquía, la única que acertó en los dos distritos

Sólo el 40% acertó el resultado de las urnas
Puesto en términos que ellos suelen utilizar, podría decirse que sólo el 40% de los encuestadores pudo acertar el triunfo de Francisco de Narváez en la provincia de Buenos Aires, que el 100% sobreestimó el porcentaje de votos que sacaría Néstor Kirchner y que el 90% le pronosticó a Margarita Stolbizer menos votos que los reales. A Martín Sabbatella lo trataron peor: el 0% le anticipó un mejor resultado que el arrojado por las urnas.

El análisis de las diez encuestas bonaerenses publicadas en los diarios del viernes muestran que hubo algunos aciertos, pero también muchos vaticinios incumplidos. Si se las cruza con las once encuestas porteñas, surge que sólo Poliarquía, que trabajó en exclusiva para La Nacion, pudo acertar el orden en que saldrían los cuatro primeros candidatos en los dos distritos.

El orden de provincia también fue acertado por Giacobbe y Asociados (que no difundió encuestas sobre la Capital), por Isonomía y por Management & Fit (ambas fallaron en la Capital, al no prever el segundo puesto de Fernando "Pino" Solanas). En la Capital, también fue anticipado el orden correcto por las encuestadoras de Hugo Haime, Julio Aurelio y Enrique Zuleta Puceiro, que no difundieron encuestas de provincia en los días previos a los comicios.

Acertaron el orden en la Capital y fallaron en provincia el CEOP, Equis, Ricardo Rouvier y Analogías. Opinión Autenticada dio a Kirchner primero y no publicó encuestas porteñas. Y hubo una encuestadora que anticipó resultados erróneos en ambos distritos: Ibarómetro, de Doris Capurro, no sólo fue una de las que preveían un triunfo de Kirchner por un mayor margen (6,1%), sino que también fue la única que dio tercero al postulante porteño del kirchnerismo, Carlos Heller.

Como en la provincia, en la Capital también hubo sobreestimados y subestimados. Entre los primeros, se destacaron Gabriela Michetti, a quien sólo una encuesta (Equis) le otorgó menos de 32 puntos, y Heller, a quien nueve encuestadores le daban más votos que los que finalmente sacó (se salvaron Isonomía y Management & Fit). El más perjudicado por las encuestas había sido Solanas, porque nadie pudo predecir que uno de cada cuatro porteños votaría por él.

Comentá la nota