Polémico reclamo por Malvinas en Qatar

La Presidenta comparó las Malvinas con la cuestión palestina; dijo que los países desarrollados no acatan a la ONU en ambos casos
La presidenta Cristina Kirchner realizó ayer una fuerte embestida sobre los países desarrollados, a los que les pidió que apoyen a la Argentina en su reclamo a Gran Bretaña para negociar la soberanía sobre las islas Malvinas, y comparó el conflicto por el archipiélago con la situación de los territorios palestinos.

Su encendido discurso tuvo lugar en Qatar, donde se celebró la II Cumbre de Presidentes de América del Sur y de los Países Arabes. La Presidenta acusó a los países de mayor poder económico de incumplir las resoluciones de las Naciones Unidas (ONU) y equiparó los conflictos sobre Malvinas y la cuestión palestina por haber sido éstos abordados por el organismo internacional.

Sus dichos se produjeron, en forma sugestiva, pocas horas antes de llegar a Londres, adonde arribó anoche. Allí participará de la cumbre del G-20, que tratará las reformas de la economía y las finanzas globales.

Desde Doha, Cristina Kirchner abogó por "la recreación de un orden multilateral y multipolar".

"El Reino Unido, que tiene un enclave colonial inadmisible en el siglo XXI en nuestras islas Malvinas, que se avenga a cumplir con la resolución de las Naciones Unidas", exhortó. Esa resolución ordena reanudar negociaciones por la soberanía de las islas.

La jefa del Estado criticó con dureza "la resolución incumplida en materia de reconocimiento del Estado palestino y el conflicto de Medio Oriente". La ONU ha reconocido el derecho de los palestinos a tener un estado propio.

En su discurso ante el resto de los mandatarios, Cristina Kirchner agradeció "profundamente" la inclusión de las Malvinas en la Declaración de Doha, tras la cumbre de Qatar.

Contra Al-Bashir

La Presidenta dio la nota cuando se levantó del plenario de la cumbre mientras pronunciaba su discurso el primer mandatario de Sudán, Omar al-Bashir, sobre quien pesa un pedido de captura internacional por orden del Tribunal Penal Internacional, cuyo fiscal es el argentino Luis Moreno Ocampo. Al-Bashir está acusado de crímenes de lesa humanidad. También la jefa del Estado se ausentó de la foto de todos los presidentes por ese mismo motivo.

"Tal vez una de las cuestiones más sobresalientes luego de la caída del Muro de Berlín haya sido precisamente el surgimiento de un mundo donde las reglas solamente tienen que ser cumplidas por aquellos países que no tienen la suficiente fuerza para oponerse a otras resoluciones", opinó la Presidenta.

"Vemos cómo se constituye un mundo donde hay reglas que solamente deben ser cumplidas por los países menos poderosos militar, tecnológica y económicamente, mientras que hay otros países que pueden violentar resoluciones de las Naciones Unidas que obligan a respetar derechos de otros países", aseguró.

"Las Malvinas y la cuestión palestina son solamente dos de los ejemplos terribles de no cumplimiento de las propias normas de los organismos internacionales en materia de derecho y reconocimiento de nuestros países", fustigó la Presidenta.

Por ese motivo, la jefa del Estado aseguró en Doha que "la recreación de un orden multilateral y multipolar es una cuestión estratégica y vital".

La oportunidad de su discurso no fue menor. Cristina Kirchner se encontrará hoy con los demás mandatarios del G-20, con la reina Isabel II de Inglaterra y con el primer ministro británico, Gordon Brown, que el fin de semana último, durante la Cumbre de Países Progresistas que se realizó en Viña del Mar, rechazó el reclamo de la Presidenta por las Malvinas.

Al margen del encuentro de la cumbre, Cristina Kirchner tuvo reuniones bilaterales con el titular de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, y los presidentes de Paraguay, Fernando Lugo, y de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, con quien analizó posiciones comunes para llevar a la cumbre del G-20.

La defensa de la creación del Estado palestino fue una señal de acercamiento de Cristina Kirchner a los países del mundo árabe, muchos de ellos enfrentados con Israel.

La cuestión palestina es un tema de fondo en el conflicto de Medio Oriente. El discurso de la Presidenta fue escuchado, entre otros, por el titular de la Autoridad Palestina.

El gobierno de los Kirchner comenzó durante el mandato de la Presidenta un período de acercamiento a los países árabes en aras de abrir nuevos mercados para productos argentinos y consolidar la cooperación Sur-Sur, tal como aseguran en la Cancillería, que conduce Jorge Taiana.

Comentá la nota