Un polémico incendio en la crisis agraria

Se quemó el quincho de una agrupación rural en Córdoba que había visitado un funcionario del Gobierno Nacional. Creen que fue un "atentado".
Un incendio calificado por el Gobierno Nacional como "un atentado" arrasó en la madrugada de ayer el quincho de la Sociedad Rural de la localidad cordobesa de Morteros, donde el miércoles pasado estuvo reunido con productores de la zona el secretario de Comercio, Guillermo Moreno.

El ministro del Interior, Florencio Randazzo, confirmó que "hay un informe de los bomberos donde claramente se remarca que fue un incendio intencional" el ocurrido cerca de las 4.30 de ayer en el quincho de la sede ruralista que quedó totalmente destruido.

"No hay dudas de que fue un atentado. Pero este no es el espíritu de los productores agropecuarios sino de grupos de inadaptados, intolerantes, que nada tienen que ver con los hombres y mujeres que trabajan en el campo", sostuvo Randazzo.

El incendio se desató en el quincho de paja y madera de unos 50 metros de largo y 12 de ancho, horas después de la visita del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno.

A primeras horas, el jefe de Bomberos de Morteros, Mario Contato, había señalado que no descartaba que el siniestro haya sido provocado intencionalmente, aunque lo consideraba solamente como una posibilidad. Además, explicó que unos "cortocircuitos que se detectaron fueron posteriores al incendio".

Pero más tarde, el fiscal de San Francisco, Oscar Gieco, señaló que se realizaron "muestras fotográficas en el lugar y según el peritaje se descarta totalmente una cuestión intencional", con lo que contradice la versión ofrecida horas atrás por Randazzo.

Al ser consultado por Radio Universidad, Gieco indicó que en el primer informe se detalla que el quincho "no contaba con las medidas de seguridad para tal fin y le faltaba el fusible de cortes".

"Se observó que hubo una sobrecarga de tensión en la línea que alimentaba al quincho que empalma sobre el cable principal, lo que generó una fricción mayor", dijo el fiscal y agregó que al contar con "instalaciones deficientes se produjo un cortocircuito".

Lo que si quedó claro es que estas llamas se colaron nuevamente en el conflicto rural que enfrenta a los agropecuarios con el Gobierno Nacional. El intendente de Morteros, Germán Pratto, aseguró que el incendio "no es una casualidad, sino que se trata de un hecho dentro del marco de la intolerancia en que estamos inmersos".

El intendente de la localidad ubicada a 270 kilómetros al noroeste de la capital de Córdoba precisó que "en esta gran cuenca lechera tenemos una visión bastante positiva de la gestión que está realizando Moreno con el sector".

"Quizás eso moleste, pero es necesario poner paños fríos a esta situación y entender que todo lo que se hace es siempre para lograr mejoras para los productores", destacó Pratto.

Es que el quincho incendiado fue justamente el lugar donde el miércoles Moreno estuvo reunido con productores tamberos y del sector agropecuario a raíz de que la zona de Morteros es una las más afectadas por la sequía, que se extiende a la vecina Santa Fe.

Al respecto, el titular de la Sociedad Rural de Morteros, Ider Peretti, dijo que los autores del incendio "no apuestan al diálogo y promueven estos actos de violencia y enfrentamientos constantes".

Comentá la nota