Polémico, un concejal cuestiona la capacitación de la policía y nota "resignación" en la gente

Hugo Escribano indicó que a veces los efectivos llegan a Tandil sin haber "tirado un tiro", en referencia a la política del Ministerio de Seguridad. Habló de la resignación de los vecinos que saben quién los robó, pero no encuentran respuestas del sistema. Tras haber sufrido cinco atracos, confesó que el último no lo denunció.
El concejal del oficialismo Hugo Escribano señaló ayer que si bien ya le robaron cinco veces, tras el último episodio decidió directamente no realizar la denuncia ante dependencias policiales.

"Es preocupante porque cuando uno visita los barrios te encontrás que pasan cosas que no se denuncian, porque la gente no cree y dice para qué voy a denunciar sino aparecen los chorros", aseguró ayer el legislador radical.

Por ello, entendió que los vecinos "tienen la sensación de bajar los brazos, por la impotencia, como me pasó a mí que me robaron por quinta vez y no hice la denuncia tampoco".

Escribano indicó que dos veces en su auto y tres en su taller chapista, fue víctima del delito. En la última oportunidad ni siquiera hizo la denuncia correspondiente. "No es porque esté contra la policía. A veces nos preguntan: ¿pero a ustedes los políticos nos los roban? Nos roban también", aseveró.

El concejal argumentó que "mientras antes el ingreso a la policía se daba por vocación de servicio, ahora se da para conseguir un trabajo o un sueldo, y la escuela no los prepara como corresponde y a veces no saben tirar".

Por eso, indicó que se dan situaciones "insólitas en Tandil como aquellos que salen a patrullar por un barrio y a lo mejor nunca han tirado un tiro. Todo eso hace que falte esa vocación de servicio, esa capacidad para actuar en muchas circunstancias al margen de la inteligencia que se hacía, cuando de acuerdo a los robos tenían detectado quién podía haber sido", completó.

Lo cierto es que el concejal reiteró que "vivimos en un momento muy difícil porque hablar con alguien al que le han robado todo o que ha sufrido una agresión es imposible conformarlo, porque son situaciones desagradables y preocupantes, porque nadie quiere que sucedan".

"Cuando hay culpables son menores y los largan"

Escribano señaló que "si bien es cierto que las estadísticas dicen que los robos son menos y que siempre habrá robos, lo que me preocupa es que hay una sensación de que los culpables no aparecen y cuando aparecen porque son menores, los jueces los largan y vuelven a robar nuevamente".

En ese marco, entendió a quienes "dicen para qué me voy a preocupar tanto en hacer la denuncia si no pasa nada. Porque en los barrios me dicen ‘ya sabemos que fue fulano y mengano’, que son menores, entonces el ciudadano un poco acobardado ni quiere hacer la denuncia".

"Impotencia y bronca"

Escribano insistió con que la reiteración de robos que sufrió es lo que viven muchos tandilenses. "No es que como funcionario tenga la obligación de hacer la denuncia, por las estadísticas, me pongo como ejemplo sinceramente porque muchos me dicen también que no hacen la denuncia. Porque uno lo ve cuando va a un barrio como Villa Aguirre, cuando el otro día me decían que los robaron, fue tal o cual, pero la policía si no encuentra una orden de allanamiento de un juez tampoco puede actuar. Por eso yo le explicaba a la gente que mientras ellos saben que fue el de enfrente de su casa, la policía para actuar tiene que tener elementos de prueba", dijo.

Ante lo cual describió que ahora "se vive esa impotencia y esa bronca de parte de la gente, cuando el día de mañana hacen un allanamiento y ya no encuentran lo que buscaban, como si lo hubieran hecho rápidamente".

Por eso y para finalizar, indicó que "todo eso es lo que muestra en la gente bronca, impotencia, y los lleva a bajar los brazos".*

Comentá la nota