Polémica respuesta del concejal electo Saravia a la reacción por sus dichos

El concejal electo Carlos Humberto Saravia sostuvo que "el revuelo que provocaron su declaraciones radiales la semana pasada tiene motivaciones que exceden la hipótesis de la mera susceptibilidad de los concejales".
Cabe recordar que en declaraciones a FM Ya 89.5, reproducidas por Nuevo Diario, Saravia dijo que "hay que tener más hidalguía para transitar el derrotero como es la representación en el CD. Acá se compra por dos pesos a cada uno de los concejales y creo que ya no habría casi excepciones.

Dije en la última elección que había concejales que tenían la campaña financiada por el señor intendente. Lo ratifico; por eso es también que cuando a uno le pagan la campaña, viene la mordaza porque hay que devolver el favor".

La totalidad de los concejales reaccionaron duramente contra Saravia y se facultó al presidente del Concejo Deliberante para que acciones judicialmente contra el concejal electo.

El viernes último, Saravia produjo un documento con su firma titulado Todo por dos pesos, cuyo contenido se reproduce textualmente en www.nuevodiariodesalta.com.ar.

Alude a la delegación de facultades legislativas al intendente para disponer aumento en la tarifa a favor de Lusal, sostiene que los actuales concejales se aprestan a prorrogar el contrato de la Municipalidad con Agrotécnica Fueguina, también a aprobar el nuevo Código de Planificación Urbana y anuncia que algunos de ellos podrían incorporarse a la planta de cargos de la intendencia".

"En términos jocosos o irónicos he dicho que "algunos concejales se venden por dos pesos". "También dije que no hay casi excepciones, pero que las hay, aunque ninguno de los concejales se encuadró en la vereda de los honestos" .

Sostiene Saravia que "está claro que el estrépito que dicen que la honorabilidad provoca no es genuino" y en el tramo final de su opinión responde a uno de los concejales que lo trató de cobarde: "Uno de los susceptibles, que alguna vez estrelló la oficina del Registro Civil, avanzó hacia lo personal y me trató de cobarde. La improvisada virilidad que otorga un micrófono no tiene correspondencia con el trato personal y tal vez nunca la tenga. Sería importante que la verdadera cobardía la profesan los que asaltan un erario municipal desguarnecido".

Comentá la nota