POLEMICA EN PUERTA Meoni impulsa la llegada del juego a Junín

Al mismo tiempo en que el gobierno de la Provincia busca el arribo de otras salas de bingo en territorio bonaerense, el intendente reconoció el interés para que se instalen en nuestra ciudad. Críticas de Miguel y de Feldman.
Las declaraciones sorprendieron. En medio de la polémica por el desembarco del empresario del juego Cristóbal López en la provincia de Buenos Aires y la decisión de Mauricio Macri de suspender en Capital un acuerdo con la Nación por las máquinas tra-gamonedas, el intendente de Junín, Mario Meoni dijo estar interesado en la llegada de un bingo a nuestra ciudad.

"En 1990 se habilitó la instalación de uno, pero nunca se llegó a abrir por un conflicto de poderes. Después hubo un fallo judicial a favor de la empresa, así que ahora se podrían instalar", dijo a un medio nacional el Jefe Comunal al reconocer el interés en este tipo de emprendimientos.

El ex intendente Abel Paulino Miguel fue el primero en reaccionar. En un comunicado recordó el rechazo que realizó su administración y el Concejo Deliberante de entonces a la empresa Cadegua.

"Esperemos que no se modifique esto ahora que parece que las arcas municipales se encuentran flacas. Estoy plenamente de acuerdo con aquellos que asocian al juego con una mayor inseguridad, con más miseria para los que menos tienen, y con la fuga de dinero de los vecinos hacia la ya abultada billetera de Cristóbal López y compañía", lanzó Miguel.

"Recordemos que hace casi dos décadas en nuestra ciudad le dijimos que no al juego y lo hicimos pensando que era lo mejor para los intereses de todos los vecinos de Junín, más allá de los supuestos beneficios que la presencia de un Bingo significaría para un hogar para carenciados o la opinión de algunos interesados que creían que con ello se atraerían turistas para Junín", agregó el ahora diputado provincial.

Mientras tanto, Daniel Scioli dice que son los Municipios los que reclaman la instalación de los bingos y las tragamonedas. Los números no parecen tan tentadores: en la provincia de Buenos Aires, se proyectan para 2009 unos 2000 millones de pesos de ingresos por el juego. Pero las municipalidades que tienen salas de apuestas se quedarán, en promedio, con un millón de pesos cada una. La ley de bingos además prohíbe a los comunas cobrar tasas municipales a las salas de juego.

Lo cierto es que, con el permiso correspondiente, cualquier bingo puede instalarse en Junín. "Creo que de ninguna manera puede apelarse al juego para financiarse", dijo Adrián Feldman, edil opositor en el Concejo Deliberante y ex presidente de ese cuerpo para el oficialismo.

En contra

"Estoy en contra de la llegada de un bingo porque significa apelar a un vicio del hombre. Sin embargo, la realidad es que por una cuestión legal con un permiso provincial podría instalarse perfectamente", agregó Feldman.

Actualmente, la ley bonaerense permite que haya 46 salas de bingos en 32 municipios. La empresa española Codere es la mayor operadora, con 14 de ellas y Scioli analiza abrir ocho salas más.

Comentá la nota