La polémica provincial por la reforma política

En el borrador original, mostrado en la primera reunión de la Comisión de Reforma Política del PJ, no aparece una cuestión que se dialogó en el cónclave y se agregará al proyecto.
Se trata del piso de afiliados para que los partidos mantengan su personería jurídica y puedan participar en el proceso electoral.

La reforma nacional establece un piso de afiliados de 5 por cada 1.000 electores.

En la Provincia se abrió un fuerte debate acerca de respetar o no esa cifra o cambiarla.

¿6 x 1.000?, ¿3 x 1.000?, entre estas variantes y la del proyecto nacional se deberá consensuar.

Donde menos población hay, la conveniencia para quienes ya tienen partido es elevar ese piso. No obstante, en los grandes distritos sería muy difícil para todos y buscarían bajarlo. Como fuere, la instalación de un piso de adherentes permanentes a un partido supone un problema para las fuerzas minoritarias.

Martín Sabbatella

Pese a contar con 9.000 afiliados a nivel provincial, Nuevo Encuentro considera que la reforma "es negativa" porque "lesiona la posibilidad de que emerjan nuevas fuerzas políticas". Así, Martín Sabbatella explica: "La democracia tiene que permitir que se expresen el conjunto de fuerzas políticas que grafican la diversidad existente en la sociedad".

"Hay que enfrentar los partidos truchos, los sellos de goma existentes. Pero una cosa es eso y otra cosa es lesionar el nacimiento de fuerzas políticas nuevas. Reforma política sí, pero no para cristalizar el viejo bipartidismo", concluye.

Luis Patti

El Paufe, que conduce Luis Patti hijo, es uno de los que verían afectada una futura participación electoral en caso de no elevar su número de afiliados. Patti sostuvo que la iniciativa "puede perjudicar a los partidos chicos, porque de no llegar al piso requerido en las internas no podrían presentarse a las elecciones. Hay temas mucho más importantes en el país que una reforma política, que es una chicana entre los partidos más grandes".

Para Patti, "el Gobierno busca debilitar la participación de otros partidos. Terminante, considera: "Buscan que no haya fuerzas políticas chicas, quieren volver al bipartidismo".

Miguel Saredi

Pampa Sur comenzó el camino para convertirse en partido político. Miguel Saredi dice: "Estamos en la etapa de adhesión y afiliación, pero ahora estamos debatiendo cuál es el futuro del movimiento". "Tenemos que pensar si constituimos nuevos partidos o si hacemos líneas internas de partidos mayoritarios", reflexiona.

En Pampa Sur la discusión "pasa por determinar si somos una línea interna del justicialismo o si seguimos con la constitución de un partido autónomo". Para Saredi, "la reforma lleva hacia el fortalecimiento del bipartidismo, pero hay una visión favorable: que no haya cientos de fuerzas políticas distintas".

Néstor Pitrola

Néstor Pitrola, del Partido Obrero, se muestra tranquilo porque "superamos el piso necesario, porque tenemos 7.000 afiliados". Pero cuestiona la cláusula que establece el piso: "Es un intento de proscripción política de cualquier partido que surja. Busca monopolizar las elecciones entre el PJ y la UCR de cara a 2011 y eliminar a toda oposición política", apunta.

Pitrola considera que "el PO se vería afectado en muchos puntos, no sólo en lo referido al piso electoral, sino en el sistema de reglamentación de la vida de los partidos. El Estado no tiene que intervenir en la vida de los partidos políticos".

Comentá la nota