Polémica por una ley que protege a la mujer

Para algunos, abre la puerta al aborto
Un régimen de protección integral de prevención y castigo a la violencia contra la mujer, convertido en ley ayer por la Cámara de Diputados, reavivó en el Congreso el debate sobre la despenalización del aborto en el país.

El proyecto, aprobado por amplia mayoría en la Cámara baja, con 173 votos positivos, establece como uno de los derechos inalienables de la mujer "decidir sobre la vida reproductiva, número de embarazos y cuándo tenerlos, de conformidad con la ley 25.673 de Creación del Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable".

El debate sobre la posibilidad de que esta ley abra una puerta a la despenalización del aborto impidió que el proyecto fuera aprobado por unanimidad: las cinco abstenciones, provenientes de bloques provinciales, estuvieron motivadas en el rechazo a la inclusión de ese inciso.

La iniciativa original, sancionada en noviembre por el Senado e impulsada por todos los bloques, no mereció objeciones respecto de las medidas establecidas para proteger a la mujer de los distintos tipos de violencia, y defender su "integridad física, psicológica, sexual, económica o patrimonial".

Las estadísticas oficiales, que contabilizaron 110 mujeres muertas entre enero y octubre del año último a manos de sus parejas o integrantes de su núcleo familiar, estuvieron presentes en las más de dos horas de debate parlamentario.

La norma aprobada en Diputados tampoco mereció críticas al ampliar el conjunto de personas protegidas a aquellas que tuvieran relación sentimental sin convivencia o a las mujeres que hubieran tenido hijos sin convivir. Otorga inmunidad judicial a los denunciantes, especifica las medidas por tomar en caso de maltrato infantil e impone sanciones en relación con el incumplimiento de las medidas tomadas por la Justicia.

Derecho a decidir

Pero la inclusión del derecho de la mujer a decidir sobre "la vida reproductiva, número de embarazos y cuándo tenerlos", y las intervenciones favorables al aborto de distintas diputadas encendieron la discusión.

"Podemos evitar, con el solo dictado de esta ley, la muerte de centenares de mujeres y dejar de amenazar con la cárcel a las que abortan", afirmó Vilma Ibarra (Encuentro Popular-Capital). Un rato antes, la diputada Fernanda Gil Lozano (Coalición Cívica-Capital) había exhibido una bandera en la que se leía: "En 2008 matamos 384 mujeres, en 2009 vamos por más. El Estado argentino, junto al aborto clandestino".

Les contestó Hugo Acuña (MPN-Neuquén), para quien, "con el pretexto de defender los derechos de las mujeres, hay quienes en el recinto son funcionales a quebrar el plexo normativo de la República, sembrando una cultura de la muerte".

En otro pasaje del debate, Cinthia Hotton (Pro-Capital) afirmó que apoyaría el proyecto, pero pidió "no mezclar los derechos de las mujeres con otro debate", en el que se defiende "el derecho a la vida".

Durante el año último, la bancada kirchnerista, con apoyo de bloques progresistas, impulsó la aprobación de un proyecto que ampliaba los casos de abortos no punibles. El proyecto despertó las críticas de diputados de Pro y sectores de la Iglesia, para quienes el proyecto era, de hecho, una ampliación de las causales de despenalización del aborto y no una aclaración de sus alcances en los casos ya previstos en el Código Penal, como afirmaba el oficialismo.

"El año pasado no pudimos avanzar en la despenalización del aborto no punible, pese a la fuerte vocación que había", reconoció Ibarra durante el debate de ayer.

Gil Lozano afirmó que el debate sobre la despenalización del aborto fue "silenciado" por el Congreso durante el año último, mientras que Cecilia Merchán (Libres del Sur-Córdoba), hoy alejada del kirchnerismo, prometió insistir en iniciativas para despenalizar el aborto durante este año legislativo

Comentá la nota