Polémica por precios en El Calafate.

El secretario de Turismo, Alexis Simunovic negó que se cobren precios diferenciados a extranjeros.
Reconoció que hay excursiones que no aceptan tarjetas y que algunos costos son más elevados, porque la ciudad «está alejada de todo». Tras el cimbronazo que causó en la villa turística la nota que la corresponsal para sudamérica del diario El Mundo de España escribió sobre lo que consideró, una actitud abusiva por parte de los comerciantes de El Calafate, ayer, el secretario de Turismo Alexis Simunovic, aseguró al diario Clarín que «no existe discriminación a la hora de cobrar a los extranjeros y que el supuesto abuso no es tal».

La nota del diario El Mundo asegura que a los extranjeros se les cobra más que a los argentinos. Desde El Calafate, el secretario de Turismo de Santa Cruz, Alexis Simunovic, negó que existiese esa discriminación: «Lo único que puede ser más caro, como en cualquier destino del país, es el pasaje aéreo y, en una menor proporción la entrada al Parque Nacional, pero esos aspectos los regulan las empresas aéreas y Parques Nacionales».

La última reforma a la ley de defensa del consumidor prohíbe cobrar más caro a los extranjeros. No obstante, las aerolíneas les aplican tarifas diferentes, basadas en un decreto que les permite hacer esa excepción. Respecto de la entrada al Parque Nacional, el secretario de Turismo consideró que la diferencia «es pequeña en relación al valor de las excursiones», que pueden costar entre $ 350 y $ 700.

De hecho la entrada a Parques Nacionales hace una clara diferencia entre residente, turista argentino y turista extranjero, a punto tal, que el ticket para el extranjero vale el triple que para el turista argentino. Cuesta 10 pesos para el residente, 20 para el turista argentino y 60 pesos para el extranjero.

Simunovic también relativizó la caracterización de El Calafate como una ciudad cara. «No vamos a decir que es un destino barato porque no lo es -dijo el funcionario-, pero es uno de los tres más elegidos por los extranjeros y a nivel internacional tiene precios ajustados». Y explicó que la localidad tiene algunos costos más elevados «porque está alejada de todo. Por ejemplo, la carne viene desde miles de kilómetros». No obstante consideró que existen precios variados: «Hay parrilla libre desde $ 40 y una pareja puede dormir en un bed and breakfast por $ 140».

Simunovic acepta alguna de las quejas. Admite que las excursiones por los lagos no pueden pagarse con tarjeta: «Parques Nacionales debería revisarlo porque es un concesionario de ese organismo».

Comentá la nota