Polémica por dos pedidos públicos de donación de órganos para trasplantes

El Incucai aclaró ayer que, por ley, no se pueden difundir los nombre de personas en lista de espera.
Una chica muy enferma necesita un trasplante. Su familia está desesperada. En los principales diarios del país sale publicada una solicitada que vale mucho dinero. La polémica no tardó en llegar. Es que, por ley, no se puede difundir los nombres de las personas que están en la lista de espera de un trasplante. Y por eso ayer mismo el organismo encargado de los trasplantes en el país salió a aclarar que "no avala ni promueve pedidos de órganos para personas determinadas". Esto sucede un día después que la jefa de prensa de Sandro saliera a decir que el cantante "está en tiempo de descuento" por su edad. A esto, el Incucai contestó que "no existe límite de edad legal para integrar las listas de espera".

Una impotencia feroz. Eso es lo que provoca la espera de un órgano para un trasplante. De allí que tal vez algún allegado a María Pilar Chavez decidiera publicar una solicitada. "La vida de Pili depende de que hoy reciba una donación de hígado", decía el titular. "Cuantas más personas sepamos el problema, más posibilidades tendrá", seguía. Y daba el teléfono para comunicarse con el Incucai.

Pero el organismo se distanció del caso, y sacó un comunicado explicando que "la inscripción de pacientes en lista de espera, así como su remoción es una responsabilidad indelegable de los profesionales de los equipos de trasplante a cargo del paciente, tal como lo establecen las normas vigentes que regulan la procuración y el trasplante en la Argentina". Y descata que "no existe límite de edad legal para integrar las listas de espera". También expresa que "en cumplimiento de las disposiciones de la Ley N° 24.193 y demás normas vigentes no avala ni promueve pedidos de órganos para personas determinadas, en su afán de resguardar la confianza pública en el sistema de procuración y trasplante de órganos, tejidos y células y de proteger la intimidad de las personas involucradas".

Más allá de la polémica, ayer, toda la familia de Pilar esperaba en la puerta del Hospital Italiano por esta chica de 19 años que está en emergencia nacional porque necesita un hígado. "Lo que más quería Pili era este trasplante", decía ayer Germán, el papá. Y el transplante ocurrió, el sábado a la mañana, pero las cosas se complicaron luego de la operación. Se taponó una arteria, la sangre dejó de fluir y hubo que volver a operarla. "El trasplante fue un éxito, pero después no funcionó. Fue una excepción. Por eso ahora los médicos la pusieron en emergencia nacional", contó el padre, un empresario de 50 años. Magdalena, su mamá, estaba junto a la chica, en el primer piso del hospital de Gascón al 400, en terapia intensiva. Allí también estaba Pato, el novio de Pilar desde hace dos años.

Pilar tiene dos hermanos: Salvador, de 16 años, y Tadeo, de 11. Y montones de primos y amigos, que ayer mostraban carteles con frases alusivas a tomar conciencia sobre el trasplante de órganos.

Los problemas de esta chica de Bella Vista empezaron desde que nació. Su glucogenosis la obligó a inyectarse glucosa cada dos horas toda su vida. "Nunca fue ni mártir ni víctima", decía ayer su padre. Y eso que fue una chica que desde que nació vivió medicada y sin poder probar un solo dulce. "Ese es otro sueño. Comer dulce de leche", decían ayer sus familiares. Por su fortaleza también, a pesar de que hace dos años comenzó a figurar en la lista de espera del Incucai Pilar terminó el secundario -el Jesús María de Bella Vista- y este año hasta había empezado a estudiar Economía en la Universidad Di Tella. Pero hace dos meses tuvo que dejar porque su estado de salud había empeorado.

Ayer, su papá también hablaba de la importancia de donar órganos: "Mejor que enterrar es donar. Hoy, gracias a todos los medios Pili es conocida, pero hay miles de personas que esperan un órgano. Hay que tomar conciencia sobre este tema. La mejor manera de seguir viviendo en la Tierra es en el corazón de la gente que te quiere y en el cuerpo de otras personas". Y contó que el sábado, antes de entrar a la operación, Pilar le dijo a su mamá: "Esto es lo que yo quería, pero si me muero, donen mis órganos".

Comentá la nota