Polémica por otra cuestionada excepción: Vecinos rechazan instalación de una pesquera

El gobierno municipal elevó a consideración del Concejo Deliberante un proyecto de ordenanza solicitando que se autorice por la cuestionadísima vía de excepción a la firma “Olamar SA” a afectar con el uso de suelo “Frigorífico de Pescado, Saladero, Cámara de Frío y Congelado en Escamas” en el inmueble ubicado en la calle José Hernández nº 145 en el sector portuario de Mar del Plata.
En dicho lugar se encuentra una fábrica desocupada desde hace 30 años y donde ahora la firma Olamar SA busca instalar una planta procesadora de pescado, para lo cual deberá contar con la aprobación por excepción de HCD debido a que el Código de Ordenamiento Territorial prohíbe la actividad en el sector. Los vecinos aseguran que este tipo de emprendimientos los afecta por los ruidos que generan las máquinas, los olores nauseabundos y la suciedad en general que queda en la vía pública, perjuicios que ya sufren con la empresa Barillari SA, ubicada a una cuadra de distancia.

En diálogo con 0223.com.ar, Marta, vecina del sector situado en calle José Hernández 145, reseñó que los habitantes del lugar se ven afectados desde hace más de 10 años por los ruidos y suciedad que genera la planta procesadora de pescado Barillari SA. “Tenemos ruidos y vibraciones las 24 horas, lo cual ya fue constatado por personal de la Municipalidad en varias oportunidades. Los inspectores que han venido pudieron certificar que siempre los decibeles dentro de mi casa están por encima de los 50; no se puede dormir, se rompen los vidrios”, explicó, e indicó que “a eso hay que sumarle el olor del amoníaco y toda la mugre que implica vivir al lado de una fábrica pesquera”.

“En el 2007 –continuó- nos enteramos que en Hernández 145 Olamar SA tenía intenciones de poner una pesquera, pero como el uso del suelo está prohibido, iban a buscar la habilitación por vía de excepción”. “El tema –aclaró- es que la excepción debe ser avalada por la firma de los vecinos linderos, y de los que hay, sólo dos lo hicieron: uno al que le pintaron la casa y otra señora le arreglaron el techo. La mayoría de los vecinos se opone rotundamente pero la cuestión también se complica porque hay otros que son inquilinos, es decir, hoy están pero mañana no”.

Al señalar los motivos de la oposición a la iniciativa empresarial, Marta remarcó que “si bien al principio cuidan la higiene, después todo se desmadra, porque una vez que consiguen la habilitación precaria, precaria va a ser para siempre”.

Asimismo, apuntaló que “de ninguna manera nos oponemos a la creación de fuentes de trabajo, pero sí estamos en contra de lo que va a ser esto en lo que refiere a la parte ambiental. Las casas se van a devaluar, porque ¿quién va a comprar una casa en este lugar? Nadie”.

Y sentenció: “Los concejales que van a aprobar la excepción lo harán porque ninguno de ellos vive acá; ni ellos, ni el Intendente ni los propios dueños de la empresa. Solamente nosotros sabemos lo que padecemos”.

Al igual que en el gobierno de Katz, la gestión Pulti sigue con el carnaval de dudosas excepciones atentando contra la calidad de vida de los marplatenses.

Comentá la nota