Polémica por la obra en un centro de salud

Para el personal sanitario la construcción tiene irregularidades y por eso pidieron que actúen las autoridades del hospital.
El intendente de Campo Santo, Mario Cuenca, y el gerente general del hospital Joaquín Castellanos de Güemes, Horacio Mdalel, se vieron envueltos recientemente en una pelea mediática, debido a una diferencia de criterios en cuanto a la obra de ampliación y remodelación del único Centro de Salud que se encuentra frente a la plaza central del pueblo.

Es que, por un lado, se señala al municipio como responsable de permitir que las obras continúen a pesar de ciertas "irregularidades" detectadas por los trabajadores de la salud de la institución. Por otro, el mandatario comunal manifestó su malestar y sostuvo que no tiene facultad para paralizar las construcciones. También dijo sentirse acusado de corrupción, por lo que pedirá la sustitución de Mdalel.

La obra fue gestionada desde el sector político y de la salud, tras advertir el importante crecimiento demográfico que tuvo Campo Santo durante los últimos años y la insuficiencia edilicia del antiguo centro asistencial.

Las autoridades locales solicitaron en primera instancia la construcción de un nuevo hospital. Pero el elevado presupuesto de la obra y la cercanía con el de Güemes, no más de siete kilómetros, frenaron esta posibilidad.

La opción más viable fue la ampliación del centro existente. Se planificó construir más consultorios y un sector para internación, lo que daría trabajo a más especialistas de la salud, además de brindar mayor comodidad para los pacientes.

A mediados de año se dispuso de una partida de $600.000 para concretar esas refacciones. Se contrató a una empresa local para llevar adelante los trabajos en base a planos elaborados desde el Ministerio de Obras Públicas de la Provincia.

Pero desde un primer momento, el personal de salud no estuvo de acuerdo con la ubicación prevista para los nuevos consultorios, la sala para internados y los baños. Así lo hizo saber a las autoridades del municipio, quienes estuvieron de acuerdo con realizar algunas modificaciones. Pero la falta de respuestas generó mayor malestar, ya que no se tuvieron en cuenta las sugerencias.

Al ver que los trabajos seguían su curso, el personal elevó una notificación al gerente del hospital Castellanos, Horacio Mdalel, comunicándole la situación. Como respuesta, Mdalel elevó una nota a Cuenca solicitándole que detenga la obra hasta que el Ministerio de Salud resuelva qué medidas tomar sobre las supuestas irregularidades detectadas por los trabajadores de la salud.

El contenido de esta nota exasperó al intendente de Campo Santo, quien dijo sentirse acusado de un acto de corrupción "porque no daban detalles sobre cuáles eran esas irregularidades", puntualizó el jefe comunal.

Comentá la nota