Polémica en San José por los contratados en la municipalidad

El municipio está cumpliendo, hasta ahora, con todos los compromisos que tiene, tanto sueldo como aguinaldo"
A poco más de dos semanas que sus pares lo hicieran jurar al frente de la municipalidad de San José, en Santa María, el concejal Pedro Lagoria se encuentra con un problema no menor: qué hacer con las decenas de contratados que sumó en poco tiempo la comuna.

Según dijo, el municipio no tiene recursos para hacer frente al pago de los sueldos de la totalidad del personal temporario, que en la mayoría de los casos no cuenta con otra fuente de ingresos.

Lagoria aseguró que en el tiempo previo a ser suspendida, la intendenta Mónica Hernández firmó contratos hasta llegar al centenar de nombramientos, que se agregaron a otros que había designado en forma previa.

Posteriormente, cuando el CD avanzó contra la jefa comunal y puso en su lugar al concejal Rosario Marcial, éste habría realizado, en los 45 días que ocupó en forma interina la Intendencia, otros cien nombramientos.

En todos los casos, se trata de contratos cuya vigencia es de dos o tres meses y con montos que promedian los 750 pesos.

Lagoria dijo que se necesitan más de 125.000 pesos para cubrir esos salarios.

Sin embargo, el concejal a cargo del Ejecutivo reconoció el problema laboral, y por eso ofrecería mantener algunos de estos contratos, en lo que denominó un sistema "rotativo".

"Necesitamos implementar algún mecanismo, porque tal como está ahora, toda esa gente no puede quedar en la comuna", dijo. Recordó que, pese a las dificultades financieras, el municipio pudo "cumplir hasta ahora con todos los compromisos, tanto sueldos como aguinaldo" del personal de planta.

La propuesta a los contratados consistiría en que la mitad de ellos se les renueve el contrato, por el plazo previsto, y al caducar, se tome al otro grupo.

"Estamos buscando una salida posible, porque también entendemos que la gente necesita trabajar", agregó.

Mientras tanto, dijo que aún no se hizo efectiva ninguna presentación de Hernández para renunciar a su cargo, como había anticipado días atrás. La intendenta destituida se encuentra prófuga de la Justicia, que la investiga por el uso de fondos públicos.

Comentá la nota