Polémica por la inminente creación de 3 universidades:

Polémica por la inminente creación de 3 universidades:
Funcionarán en Avellaneda, Merlo y Villa Mercedes

La aprobó el Senado y avanza en Diputados. Rectores, dirigentes estudiantiles y funcionarios de Educación se oponen. Dicen que faltan más planificación y presupuesto. Hay una cuarta en discusión.

Los rectores nucleados en el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) rechazaron ayer la creación de cuatro nuevas universidades nacionales, tres de las cuales ya tienen media sanción del Senado. El CIN ya había emitido dictámenes desfavorables a las propuestas de fundar las universidades de Avellaneda y Villa Mercedes (San Luis), y ayer se expidió en el mismo sentido respecto de las de Moreno y del Oeste (Merlo).

El proyecto de la Universidad Nacional del Oeste aún no fue tratado; ingresó a la Cámara de Diputados, obtuvo despacho favorable de la Comisión de Educación y pasó a la de Presupuesto y Hacienda, que tiene previsto tratarlo hoy. Allí se encuentran los otros tres proyectos sancionados por el Senado, que también fueron aprobados por la Comisión de Educación de la Cámara Baja, y que serían tratados este año en el recinto.

La posible aprobación de estos proyectos genera rechazo en dirigentes de la Federación Universitaria Argentina (FUA), y una marcada contrariedad en autoridades del Ministerio de Educación.

Ayer, en una reunión extraordinaria, el CIN resolvió "ratificar el acuerdo plenario de 1999, donde se establecieron los criterios que se deben tomar en cuenta para crear nuevas universidades -informó a Clarín el presidente del Consejo y rector de la Universidad Nacional de Rosario, Darío Maiorana-. Entendimos que las propuestas que estaban a consideración de los diputados no reunían los requisitos necesarios; no porque el CIN se oponga a la generalización de la oferta de la educación superior, sino que ésta debe darse cuando no exista ningún tipo de oferta universitaria en una región determinada, y cuando las universidades existentes no puedan brindar ofertas de algunas carreras estratégicas o prioritarias para el desarrollo económico de la región".

"La creación de nuevas universidades, en especial en estos cuatro casos, responde más a devolución de favores políticos, que a una política seria de expansión de la matrícula universitaria", analizó un importante funcionario de la UBA. Además, las nuevas universidades se aprobarían a pesar de que el Congreso todavía no sancionó una nueva Ley de Educación Superior que derogue a la polémica norma promulgada durante el gobierno de Carlos Menem, aun cuando diputados y senadores ya avanzaron en el tema en comisiones.

En ese sentido, Maiorana anticipó a Clarín que el CIN pedirá una audiencia a la Presidenta para "discutir los mecanismos para programar, proyectar y ampliar la oferta de educación superior, y sólo crear nuevas universidades cuando no haya oferta genuina y real".

A pesar de que el CIN, por distintos motivos, se expidió en forma negativa a los proyectos de Avellaneda y Villa Mercedes, el Senado avaló su aprobación. En el caso puntual de Villa Mercedes, el CIN alertó en abril que su creación "podría afectar el presupuesto global destinado al sistema universitario". Para todo 2009, el Estado asignó, en principio, unos 3.000 millones de dólares (en 2002 fueron 800 millones). En la actualidad existen 41 universidades estatales que se financian principalmente con fondos del Tesoro Nacional.

"La FUA no se opone a la creación de nuevas universidades, ya que consideramos la educación superior como un bien público y un derecho social al que todos deben acceder. Pero creemos imprescindible garantizar la calidad institucional en un contexto de delicada situación presupuestaria", explicó su presidente, Pablo Domenichini. Tanto la FUA como el CIN sostienen que, antes de constituir nuevas universidades, es necesario fortalecer la estructura y los recursos humanos de las existentes, y solucionar la integración y articulación del sistema.

El secretario de Políticas Universitarias de la Nación, Alberto Dibbern, prefiere ser cauto sobre los proyectos que sobrevuelan el Congreso: "Nadie niega que faltan universidades y que debe profundizarse la cobertura territorial. La formación de nuevas casas de estudio debe ser ordenada y garantizar la calidad académica. Tomemos el ejemplo de Río Negro: era claro que esa zona necesitaba de una universidad".

En éste, su primer año de actividad, la Universidad Nacional de Río Negro ya tiene 2.100 alumnos. Su rector, Juan Carlos del Bello, no comparte las objeciones de muchos colegas del CIN. "Este país necesita más unidades académicas y más instituciones universitarias", afirma.

Comentá la nota