Polémica entre el Gobierno y el Campo por las inundaciones

Polémica entre el Gobierno y el Campo por las inundaciones
Dirigentes agropecuarios respondieron a las acusaciones de autoridades nacional y bonaerense que responsabilizan al sector por las inundaciones en el nordeste de la provincia de Buenos Aires, al señalar que se trató de un "fenómeno climático extraordinario".
También dijeron que los funcionarios deberían enfocarse en soluciones y no en denuncias "mezquinas" y "resentidas", después de que la subida de las aguas afectara a más de 3.000 personas en San Antonio de Areco, Pergamino, Arrecifes y Salto.

"Creo que es un fenómeno climático extraordinario. Hay que ser más serio y dejar de hablar macanas. Hay como una especia de obsesión por intentar confundir a la opinión pública", sostuvo el titular de la Federación Agraria (FA), Eduardo Buzzi.

Buzzi consideró, en declaraciones radiales, que "cuatro o cinco canales no pueden causar una inundación de esa magnitud", mientras que dijo que el Gobierno "se maneja con el chamuyo y el barullo, mientras habla mucho y hay poco de cierto".

"(El gobernador Daniel) Scioli ha entrado en ese juego también. Lo que hay que decir es que el agua ha hecho colapsar al río Areco. Suele ser un caudal tranquilo lo que convierte a esta situación en algo extraordinario. Lo que hay que hacer es solucionar estos problemas y no buscar culpables", añadió.

Por su parte, el titular de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa CARBAP, Pedro Apaolaza, admitió la posibilidad de que exista responsabilidad en algunos productores, pero consideró que es compartida por las autoridades de la Dirección de Hidráulica por no haber hecho los controles.

"Lo que no se puede hacer es general contra los ruralistas. Puede ser un grupo. Esto no es de ahora, pero lo que pasa es que en cuatro años no llovió. Ahora hay que solucionar esto y después investigar, para luego denunciar", expresó Apaolaza.

La intendente de San Antonio de Areco, Estela Lennon, señaló que no ve "como una opción clara" considerar que la inundación se produjo a causa de canales clandestinos abiertos por productores rurales, aunque aclaró que "la mano del hombre" influyó para que se produzca semejante desastre.

"Hay desagües naturales como otro tipo de desagües que se nota que van al río y pueden haber sido producidos por el hombre, pero son todas hipótesis. Esto, hasta que no esté confirmado y yo lo pueda decir abiertamente, no lo puedo ver como una opción clara", sostuvo la jefe comunal en declaraciones a una radio porteña.

Lennon remarcó que "no se puede poner a todos dentro de una bolsa y decir que las inundaciones se produjeron" por la acción de los ruralistas. De todos modos, reconoció que "los canales existen" y agregó que "la mano del hombre está presente", más allá de que Areco sufrió "un fenómeno impresionante".

El Gobierno nacional denunció que existen alrededor de 30 mil canales clandestinos y sospecha que propietarios de campos de la zona abrieron las compuertas para desagotarlos luego de fuertes tormentas, sin importarles que el agua tapara las rutas y llegara al centro de San Antonio de Areco.

En este contexto, la Sociedad Rural Argentina (SRA) salió a replicar las acusaciones, al calificarlas de "mezquinas" y motivadas en "algún tipo de resentimiento político".

"La mezquindad de la acusación responde sin duda a algún tipo de resentimiento político, pero nada tiene que ver con la gravísima inundación", remarcó la SRA, mediante un comunicado.

A su turno, el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, tomó distancia de las acusaciones y atribuyó el desborde del río Areco y de otros cursos de agua en el nordeste provincial a "un período de lluvias intensas" que atraviesa el país.

De esta manera, el funcionario se diferenció de su par de Planificación Federal, Julio De Vido, y del mismo Scioli, que pidieron la intervención judicial por la construcción de canales ilegales de parte de productores rurales.

En el cóctel de fin de año del Ministerio de Agricultura, Domínguez prefirió no hacer hincapié en esa teoría y se limitó a señalar que el desborde de los ríos "es un problema con el que vamos a tener que convivir", debido a que "vivimos en un período de lluvias intensas que va a continuar".

Comentá la nota