Polémica elección gremial en Kraft amenaza reactivar el conflicto

Dos terceras parte de los trabajadores apoyaron la dureza de la protesta sindical, que se extendió por dos meses y obligó a intervenir al Gobierno y a la Embajada de EE.UU.
En un proceso teñido por la polémica y las acusaciones cruzadas, la lista encabezada por el dirigente Ramón Bogado, afín a la Corriente Clasista y Combativa (CCC) se impuso ayer por solo 8 votos en la elección por la renovación de la comisión interna en la alimentaria Kraft Foods y retuvo el control de la representación gremial de los trabajadores de la fábrica en una durísima pulseada ante la nómina de su ex aliado Javier Hermosilla, referente del Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS). La ajustada victoria de Bogado, apenas un mes después de superado el conflicto por los despidos en la fábrica, fue asegurada por los votos provenientes de una mesa ubicada fuera de la planta para el sufragio de los repositores, que había sido impugnada por la propia lista triunfadora ante la justicia laboral, situación que anoche generó diversas especulaciones y llevó al dirigente de la CCC a poner en duda el triunfo de su candidatura. "Perdí porque no puedo aceptar los votos de los repositores. Para mí los votos válidos son los de los trabajadores de la planta y ahí Hermosilla me ganó", afirmó Bogado apenas después de conocer los resultados.

Según los datos oficiales confirmados por los inspectores del Ministerio de Trabajo y el Sindicato de la Alimentación sobre un total de 1.785 votos emitidos, la lista de Bogado obtuvo 684 sufragios, contra 676 de la nómina de Hermosilla y 404 de la tercera lista en competencia que lideraba Antonio Rolón, y que en la práctica representaba los intereses del gremio de la actividad, que conduce Rodolfo Daer. Los datos correspondientes a la totalidad de las siete mesas habilitadas para los comicios internos dieron vuelta el resultado provisorio de la elección realizada dentro de la planta, donde el ala más dura de los trabajadores que representaba la candidatura de Hermosilla se había impuesto a Bogado por 16 votos.

De acuerdo con las explicaciones de los funcionarios laborales y del sindicato, ese resultado quedó modificado por los votos de la urna de repositores, que consolidaron el triunfo por 8 sufragios del sector moderado de la comisión interna de Kraft, que postulaba al dirigente de la CCC y a la mayoría de los delegados actuales.

Sin embargo, en medio de la confusión que rodeó el proceso electoral, Hermosilla se atribuía anoche la victoria de su lista, mientras Bogado ponía en duda los resultados que le concedían el triunfo y hasta amenazaba con no asumir al frente de la nueva comisión interna. "Tengo que hablar con los abogados porque nosotros impugnamos esos votos", explicó el dirigente, mientras recibía vía telefónica la felicitación personal de Daer, con quien mantiene un enfrentamiento histórico que fue palpable durante los casi dos meses de conflicto pro el despido de más de un centenar de trabajadores.

En tanto, voceros de la cartera laboral ratificaron la victoria de Bogado y descartaron posibles denuncias de fraude.

Otra era la situación dentro de la planta, donde la polémica generada por el resultado oficializado por el sindicato amenazaba con derivar en nuevos conflictos. "Esto es un escándalo que no se va a tolerar", advirtieron desde la nómina afín al PTS.

A pesar de integrar juntos la actual comisión interna, Bogado y Hermosilla rompieron su alianza y decidieron competir por separado después de que el dirigente del PTS rechazó el acuerdo firmado con la empresa para descomprimir el conflicto por los despidos.

Comentá la nota