Con polémica y debate se aprobó el endeudamiento con el ANSES

Tal cual adelantara Diario El Zonda, finalmente quedó refrendado el convenio que firmara la provincia con el ANSES por el cual se accede a un crédito por $420.000.000 para la construcción de 5.000 viviendas. A la sesión no le faltó nada, hubo debate, polémica, trabajadores cortando la Libertador, además de la presencia de casi toda la cúpula de la CGT. Claro, el tema no era menor, y en juego habían más de 2.000 puestos de trabajo. Por este motivo, la UOCRA fue quien movilizó parte de su estructura.
El proyecto, que vino para ser ratificado desde la Nación, finalmente se terminó aprobando pero sufrió algunas modificaciones. Concretamente se cambió el articulado por el cual se establecía el método de licitación pública, para canalizar la construcción de viviendas, por el de contratación directa. Según el presidente de la bancada oficialista, Daniel Tomas, "no se está violando la ley de contabilidad, ya que en los diversos programas nacionales queda claro que hay una gran emergencia habitacional, es por eso que existe una necesidad imperioso de avanzar rápidamente en la solución a dos problemas. Por un lado, el de la vivienda propia que tiene una gran cantidad de habitantes de la provincia y, por otro, la mantención de las fuentes de trabajo de casi 2.000 trabajadores de la construcción, quienes piden continuidad y no quedar en la calle", aclaró.

Por su parte, desde el basualdismo se mostraron en desacuerdo con el sistema de contratación directa. El diputado Armando Campos se mostró molesto al manifestar que "ahora con este cambio el Gobierno podrá elegir a dedo las empresas constructoras y beneficiar a los amigos. Es un método poco transparente", destacó.

Automáticamente fue el propio Tomas quien salió a contraponer posiciones al sostener que "no es ilegal el sistema de contratación directa y no se está violando la ley de contabilidad. Hay legislación que le permite accionar de esta manera al Gobierno en caso de emergencia y hoy estamos en emergencia habitacional. Además, no hay por qué dudar de la transparencia con la que se maneja el Gobierno. Hasta el momento no hay ninguna denuncia ni queja en los pasados llamados a licitación", sentenció Tomas.

Lo cierto es que con el cambio realizado en el convenio que debía ratificarse o rechazarse solamente, se agilizarán los tiempos y deberían comenzar la construcción de las casas antes que termine el año. Tal cual quedó el documento, cada empresa constructora tendrá un tope máximo de 100 viviendas para construir, las que además tienen un costo máximo de $84.000, con una superficie cubierta de 44 m2. Es decir, que deberán haber 50 empresas constructoras distintas construyendo las 5.000 casas, ya que ninguna firma podrá tener más de 100 casas en construcción. Todas las empresas se elegirán de forma directa. RT

Comentá la nota