Polémica por el crédito de Moyano a la Muni

En plena discusión sobre la cuantía del gasto salarial en el municipio, el concejal juecista Walter Nostrala (funcionario otrora cercano a Giacomino que dejó el Ejecutivo cuando se produjo el quiebre en el Frente Cívico) denunció que la Municipalidad aceptó pagar un interés usurario (del 66 por ciento anual) al gremio de Camioneros por un préstamo que éste le otorgó.
La operación financiera –que fue dada a conocer hace tiempo por este diario– se dio en el marco del nacimiento de Crese: al terminar su contrato con el municipio, Cliba le cedió a la Federación liderada por Hugo y Pablo Moyano una deuda de 44 millones de pesos que con ella tenía el municipio. Ese conglomerado gremial incluye al Surbac, el sindicado que nuclea a los ex empleados de Cliba, hoy en Crese. La deuda cedida por la firma de Roggio fue, se supone, como pago de las indemnizaciones que debió abonar a su personal al terminar el contrato. Así, los camioneros se convirtieron en acreedores del municipio, y negociaron con el Ejecutivo las condiciones de cancelación de esa deuda. Según Nostrala, el convenio donde se plasmó ese acuerdo permite deducir que la comuna aceptó pagar un interés "usurario" del 66 por ciento anual.

La Muni dice 36,9%. Miguel Pozzolo, secretario de Economía, negó la acusación de Nostrala y dio otra versión de los hechos. Según dijo, el convenio que cita Nostrala tiene un error y fue declarado inválido por el Ejecutivo. "Lo que sucedió fue que al inicio el dinero que se iba a devolver en cuotas eran 44 millones de pesos, con un interés pactado del 36,9 por ciento. Luego, a último momento, pudimos pagar 20 millones en efectivo de una sola vez, y no alcanzamos a corregir para disminuir el monto en dinero de intereses en el convenio que fue enviado al Tribunal de Cuentas. Ya se pidió el expediente para corregirlo, la tasa es del 36,9 por ciento, alta pero igual a la del descubierto bancario".

Comentá la nota