Polémica por controles en la noche

Unas 1200 personas fueron demoradas para identificarlas y 484 menores, entregados a sus padres; duras críticas
LA PLATA.- Mientras los diputados oficialistas se preparan para aprobar el proyecto que establece un tope en el horario de ingreso y cierre de las discotecas, el gobierno bonaerense puso en práctica antiguas medidas de control y pareció reinstaurar las razias en las inmediaciones de bares y boliches bailables de la provincia.

El dato surge de contundentes estadísticas oficiales difundidas ayer por el Ministerio de Seguridad bonaerense: durante el fin de semana pasado, en operativos de control de nocturnidad, la policía bonaerense demoró por averiguación de identidad a 1248 personas que no tenían a mano su DNI; muchos de los demorados fueron conducidos a las comisarías locales para averiguar si tenían o no antecedentes penales.

De los demorados, 54 fueron finalmente arrestados por tener pedidos de captura.

"Estos operativos se encuadran en la decisión del gobernador Daniel Scioli de extremar los controles que regulan la vida nocturna en la provincia. Los mismos fueron monitoreados de manera directa por el ministro de Seguridad, Carlos Stornelli", dijo el gobierno bonaerense, a través de un comunicado.

En total, los policías que participaron en los procedimientos exigieron la identificación personal a 36.739 jóvenes y adultos, y registraron 20.394 vehículos.

Los operativos de control se focalizaron en los distritos bonaerenses de San Vicente, Pinamar, Necochea, Conurbano Norte, San Martín, Pilar, La Matanza, Merlo y Almirante Brown.

En esos partidos, la policía inspeccionó 1514 discotecas y bares. Y retuvo a 484 menores, que luego fueron entregados a sus padres, por estar en boliches donde los menores tienen prohibido el ingreso.

Con las nuevas medidas policiales, la administración Scioli intenta ponerle un paño frío a la ola de violencia que el mes pasado se cobró la vida seis jóvenes en distintas peleas nocturnas ocurridas en inmediaciones de discotecas, en los distritos de Berisso, Junín, La Matanza y San Martín.

Nadie ha cuestionado la decisión de Scioli de frenar la violencia nocturna, pero sí han cuestionado los métodos: la aplicación de las razias generó críticas en la oposición, que calificaron de políticas represivas las últimas ideas que llevó adelante el gobierno bonaerense.

"Hay una vuelta a las atribuciones policiales. Vemos que la política de seguridad Scioli se alejó del perfil de Arslanian y buscó congraciarse con la cúpula policial, creyendo que eso iba a dar resultado", dijo a LA NACION el diputado Walter Martelo (Coalición Cívica).

Y añadió: "En vez de medidas preventivas, el gobierno utiliza políticas represivas, como gran parte del proyecto de ley de nocturnidad que pretendía retener a los menores de edad que se encuentren alcoholizados. Por suerte ese punto del proyecto pudo ser modificado y ahora se tratará en la Cámara de Diputados".

Suman críticas

El diputado Ramiro Tagliaferro (Pro) dijo: "Yo fui uno de los que le reclamaron mayores controles. Si el Estado controla, en buena hora. Eso sí, tiene que seguir los principios de razonabilidad que indica la ley nacional. No tengo pruebas de si el fin de semana se siguieron o no estos principios, aunque el sentido común me indica que no. En algunos procedimientos se habrá aplicado el principio, pero en otros intuyo que se hicieron por una cuestión gestual, de demostración".

Por su parte, María del Carmen Verdú, abogada de la Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional (Correpi), disparó: "En un fallo del juez Federico Arias, el año pasado la Justicia determinó que es anticonstitucional demorar por averiguación de antecedentes a un menor e incluso retenerlo para entregarlo a los padres. Es preocupante la práctica que continúa haciendo la policía y que se refleja en el dato de que unos 500 chicos que estaban en boliches fueron demorados por los agentes de seguridad y luego entregados a los familiares".

Según la abogada, el tema de las razias responde a una política preventiva mediante la utilización de formas "represivas". "Hasta ahora no había datos oficiales de la cantidad de jóvenes que se detienen diariamente en las denominadas razias. Nuestros últimos datos son de 1996, de la Capital, donde en promedio se detenía a unas 1000 personas para averiguación de identidad", concluyó Verdú.

Operativos

* Controles en varios distritos. Los operativos especiales de seguridad se hicieron el último fin de semana en Pilar, San Martín, La Matanza, Merlo, Almirante Brown, San Vicente y Pinamar.

* Averiguación de antecedentes. La policía bonaerense identificó a 36.739 personas y registró 20.394 vehículos en los alrededores de bares y boliches. Por carecer de documentos fueron demorados 1248 jóvenes, 54 de los cuales terminaron finalmente arrestados por tener pedido de captura.

* Vigilancia a discotecas. La fuerza de seguridad bonaerense inspeccionó 1514 locales de diversión nocturna y retuvo a 484 menores que se encontraban en lugares habilitados para el expendio de alcohol. Los chicos fueron entregados a sus padres.

Antecedentes. El gobernador Daniel Scioli endureció su control de la noche tras la muerte de seis jóvenes el mes pasado.

Comentá la nota