Polémica: cómo serán las plantas de termovalorización de la basura en la Ciudad de Buenos Aires

Polémica: cómo serán las plantas de termovalorización de la basura en la Ciudad de Buenos Aires

El Gobierno porteño consiguió la aprobación de la modificación a la ley de Basura Cero para poder usar la revalorización de los residuos. En junio se licitarían las plantas.

La iniciativa de incineración de basura para la creación de energía que generó polémica durante la sesión del jueves en la Legislatura porteña, cuando el oficialismo logró aprobar el proyecto de ley como consecuencia de su mayoría, sigue sin tener definición sobre un punto clave: qué tipo de planta se licitará.

Según pudo saber Big Bang recién en junio estarían listos los pliegos para avanzar con la licitación para su construcción. “Todavía no se avanzó en ese punto porque no se sabía si la ley se aprobaba con cambios, o si salía directamente”, explicó una alta fuente oficial.

La planta de Amsterdam que vieron los funcionarios porteños. 

La forma de operar que tienen las plantas de termovalorización en la siguiente:

 Luego de la recolección y del separado para el reciclaje se toman los desperdicios que no pueden ser procesados y se llevan a una planta especial.Allí una araña mecánica comienza a llevar los restos hacía un horno que se encuentra a 1.000 C°. El calor que genera el horno es lo que se utiliza para generar la energía a través de una usina para que funcione la planta y a su vez brindar MW al sistema de la Ciudad.Los gases que se emanan pasan por una chimenea que tiene tres filtros diferentes:fluoruros, cloruros y metales pesados. En cada uno de ellos hay sensores para podermonitorear su funcionamiento en tiempo real. En promedio, las chimeneas tienen un alto de 80 metros.La planta Syctom de París que se encuentra sobre el Río Sena; una con más chances.

Las autoridades del Ministerio de Ambiente y Espacio Público, a cargo de Eduardo Macchiavelli, y del CEAMSE a principio de año recorrieron tres plantas que podrían ser tomadas como modelo para determinar las características que tendrá la planta.

Las que recorrieron fueron las que se ubican en París, en Vienna y en Amsterdam. Cada una de ellas tienen una capacidad de procesamiento de 30 toneladas por hora. De estar funcionando todo el día procesaría 720 toneladas. Entre la Ciudad y la provincia se encargaran del financiamiento de como máximo, en esta primera etapa, de siete plantas de ese estilo. En total, entre ambas jurisdicciones se generan 18.500 toneladas de residuos de los cuales 6.000 corresponden a la Ciudad.

La planta de Vienna, otra de las que se tiene la mira puesta.

El Ceamse, además tiene una vida útil de cinco años más por lo que no es impensado que se busque otro lugar para continuar, siempre reduciendo la cantidad, con un relleno sanitario.

En el mundo, hoy en día, hay cerca de 2.200 plantas con estas especificaciones. Por ahora, de acuerdo a lo que altas fuentes oficiales explicaron, no hay intención de volver a hacer otra recorrida. “En Vienna, Amsterdam y Paris no se vieron sólo las plantas, sino todo el sistema en conjunto”, explicaron.

PlayMuteLoaded: 0%Progress: 0%Remaining Time-3:56Fullscreen

Desde las cooperativas de separadores de residuos no sólo mostraron su rechazo ante la nueva ley, sino también su preocupación ante la posibilidad de que se pierdan fuentes de trabajo. Desde el Gobierno remarcaron que ese escenario no sería posible ya que no se terminarán ninguno de los planes de reciclado, sino todo lo contrario en las próximas semanas se inaugurará, por ejemplo, la planta de reciclado de caucho para utilizar en el asfalto.

Con la aprobación de los cambios en la ley ahora se habilitó “la valorización” de la basura, es decir, que sea  incinerada para generar energía. Pero no sólo eso, también se cambió el límite establecido para llegar a lo que se denomina como “Basura Cero”.

Comparativo reducción a disposición final

30% para el 2010   / 50% para el 2021

50% para el 2012   / 65% para el 2025

75% para el 2017  / 80% para el 2030

En la nueva ley se estipula: “Transformación, consistente en la conversión por métodos químicos (hidrogenación, oxidación húmeda o hidrólisis), térmicos con recuperación energética o bioquímicos (compostaje, digestión anaerobia y degradación biológica) de determinados productos de los residuos, en otros aprovechables.”

Coment� la nota