Polémica en Chile por los sueldos de los candidatos

Comenzó como una ocurrente propuesta y hoy tiene a toda la dirigencia política chilena enfrentada en un debate bizantino: ¿deben recibir sueldo los parlamentarios que se postulan a cargos en las elecciones de diciembre mientras dure la campaña?
La discusión involucra a dos de los candidatos a la presidencia, el diputado Marco Enríquez-Ominami y el senador oficialista Eduardo Frei, así como a decenas de congresistas que van por su reelección.

Quien encendió la mecha fue el propio Enríquez-Ominami, que esta semana propuso a la Cámara baja que tanto él como sus colaboradores directos, los diputados Alvaro Escobar y Esteban Valenzuela, tuvieran permiso sin goce de sueldo durante noviembre, diciembre y enero, los meses más intensos de la campaña.

El gesto no terminó ahí. El comando de Enríquez-Ominami conminó a Frei a sumarse a la medida, debido a su manifiesta inasistencia al Senado. "Esperamos que el senador Frei también acoja esta iniciativa, porque hace mucho rato que él no está cumpliendo con sus deberes como senador", acusó Valenzuela.

La vocera del comando de Frei, Paula Narváez, fue enfática al aclarar que "la transparencia no pasa por dejar de recibir el sueldo". El diputado Jorge Burgos, otro de los hombres fuertes de la trinchera oficialista, acusó a Enríquez-Ominami de "puro y simple populismo". Mientras el candidato de extrema izquierda, Jorge Arrate, apoyó la moción de Enríquez-Ominami.

Pero el incendio, lejos de apagarse, se extendió por todo el Congreso. Y llevó a un grupo de alcaldes de todos los colores políticos a divulgar una carta en la cual cuestionan que los parlamentarios que se postulan a sus cargos en diciembre reciban remuneración. "Se autoasignaron permiso para sus campañas. La indignación no radica en que pidan permiso, sino que el tiempo no trabajado sea remunerado", reclamaron los alcaldes.

El presidente de la Cámara baja, el opositor Rodrigo Alvarez, aclaró que la dieta era "irrenunciable" por ley, pero dio espacio para el debate en el caso de los candidatos a La Moneda. "Creo que el gesto [de Enríquez-Ominami] lo honra y, al mismo tiempo, abre una discusión que tendremos que abordar en algún momento", dijo Alvarez.

En Chile, los diputados cobran 7414 dólares mensuales y los senadores, 7568. Con extras, la suma total asciende a 18.000 dólares en ambos casos.

Comentá la nota