Polémica y chicanas electorales en el Concejo

El clima electoral se apoderó de la sesión de ayer en el Concejo Municipal. Durante casi dos horas, el oficialismo y la oposición debatieron un proyecto que no figuraba en el temario del día, pero que levantó una fuerte polémica: la colocación de cámaras de seguridad en centros comerciales con financiamiento público a cargo del municipio.
Además, y en un gesto casi inédito, el presidente del cuerpo deliberativo, Miguel Zamarini, descendió a una banca para pedir el tratamiento y aprobación de un proyecto de la oposición, que su mismo bloque había rechazado previamente.

   A dos semanas de las elecciones para renovar la mitad de las bancas en el Palacio Vasallo, se largó el debate político. Y ayer, el proyecto del radical Jorge Boasso para la instalación de videocámaras en centros comerciales y zonas bancarias entretuvo a los ediles durante 90 minutos.

   El proyecto apunta a financiar el sistema de monitoreo con el Fondo Sojero que, de coparticiparse, implicaría una partida para Rosario de unos 9 millones de pesos, con el objetivo de destinar esa partida para el monitoreo de seguridad.

   "Frente a una ola delictiva que pasó de afectar el derecho a la propiedad para comprometer el derecho a la vida de los rosarinos, el gobierno municipal no puede ser tan tozudo, debe tomar medidas propias, no esperar que la Nación o la provincia resuelvan todo", había reclamado Boasso.

   Tras el debate, fue el titular del bloque socialista, Manuel Sciutto, quien se encargó de argumentar la negativa a avanzar en la problemática. "No es coherente hacer una inversión exclusiva del municipio, porque las cámaras no representan una solución global sino parcial, y apuntada a comerciantes. No resolvemos un tema que tiene nexo con la cuestión social", definió.

   Boasso había insistido en que "el socialismo tiene otras prioridades". Su correligionaria, Daniela León, aseguró que "los socialistas nos dicen que la mayor preocupación son los accidentes de tránsito y ponen cámaras con multas para recaudar. Evidentemente, para la mayoría automática oficialista este tema no es prioritario".

   Sciutto recogió el guante. "Queremos que se debata en las comisiones (Obras Públicas y Presupuesto). Es un golpe bajo plantear que esquivamos el debate", dijo el titular del bloque oficialista.

   El dato curioso lo puso el propio presidente del Concejo. Zamarini ocupó una banca para pedir que dos expedientes pedidos sobre tablas por Boasso fueran tratados y aprobados. Tenían que ver con la extensión de recorridos de colectivos en Nuevo Alberdi, a pedido de los vecinos. Minutos antes, su partido había asegurado que el tratamiento resultaba improcedente

Comentá la nota