La polémica de las boletas

Diferentes sectores opositores al macrismo calificaron de “oportunista” el proyecto de usar boleta única en los comicios de octubre. El kirchnerismo advirtió que hay otras prioridades, mientras la CC y el PS reclamaron que se cumpla con las elecciones de comunas.
La decisión de Mauricio Macri de promover el uso de una boleta única en las próximas elecciones porteñas ya abrió una polémica que dirimirá la Legislatura de la ciudad, cuyos distintos bloques tomaron el anuncio con cautela ante el desconocimiento del proyecto que se presentaría esta semana. Mientras el jefe de gobierno le apunta al kirchnerismo para que implemente el mismo método en los comicios nacionales, desde la oposición porteña tildaron la propuesta de “oportunista” y acusaron a Macri de “sabotear” las elecciones en las comunas.

La propuesta macrista no es novedosa y su proyecto –cuya redacción desconoce la mayoría de los bloques opositores– tampoco es el único, pero le sirvió al jefe de gobierno porteño para buscar protagonismo en la escena política. “Es algo que ayudará a mejorar el tema electoral, para evitar que desaparezcan las boletas. Habrá menos papeles, porque será una única boleta para todos”, explicó ayer Macri, sin dar mayores detalles sobre el proyecto que pretende terminar con la boleta sábana y que enviará esta semana a la Legislatura.

El método consistiría en la utilización de una boleta única, donde constarían todas las propuestas electorales para la ciudad y donde los ciudadanos deberán marcar –con una lapicera provista por la mesa electoral– a cuál de ellas destina su voto. La boleta, a su vez, podría doblarse y se transformaría en su propio sobre a depositar en la urna.

La iniciativa macrista, una vez presentada formalmente, deberá atravesar el tamiz de la Legislatura, donde ya existen varias propuestas similares. Allí necesitará al menos los dos tercios de los diputados porteños (40 votos) para su aprobación y el PRO sólo cuenta con 26 legisladores, lo que lo obligará a abrir la propuesta. Se estima que el kirchnerista Frente para la Victoria y la Coalición Cívica harán valer su peso numérico a la hora del debate.

“Al proyecto, cuando llegue a la Legislatura, lo vamos a estudiar como todos los proyectos, aunque me da la sensación de que hay temas mucho más urgentes que resolver que la reforma electoral. Por ejemplo poner energías en resolver los temas de salud y educación, que son caóticas”, señaló el presidente del bloque K, Diego Kravetz.

Para la diputada de la Coalición Cívica (CC) Diana Maffía, una iniciativa de esas características “debe ser debatida, dialogada y no ser oportunista” y recordó que el macrismo “no cumplió el año pasado con los plazos para las elecciones de comunas”. Tras mencionar que el senador de la CC Samuel Cabanchik presentó un proyecto de ley para aplicar el mismo sistema a nivel nacional, Maffía agregó que “una cosa típica de Macri es trabajar con los prejuicios: los empleados públicos son ñoquis, los maestros no trabajan y el problema de la política es la lista sábana”. Martín Hourest, del bloque Igualdad Social, salió al cruce de la propuesta con la difusión de su propio proyecto de nueve artículos para la implementación del sistema de boleta electoral única en el Ciudad. En sus fundamentos, y tras describir las características que debería tener la papeleta, el legislador alineado con Proyecto Sur afirma que el sistema “soluciona la posibilidad del faltante de boletas” e “impide que los partidos distribuyan papeletas influyendo en la decisión del elector o promoviendo el voto cadena. Así, se moderan los efectos de las prácticas políticas clientelistas”.

El diputado nacional Roy Cortina se mostró dispuesto a “analizar el texto del proyecto”, que todavía no llegó a sus manos, para emitir una opinión definitiva. Aunque, en diálogo con Página/12, el presidente del PS porteño consideró que la propuesta “de ninguna manera significa una reforma política”, y aseguró que “el macrismo promueve el sistema de boleta única pero saboteó siempre las elecciones en la comunas porteñas”. Luego especificó que el sistema “debe ser equilibrado, para no transformar las propuestas políticas en una mera lista de personalidades”.

El legislador Alejandro Rabinovich, de Autonomía con Igualdad, expresó sus dudas respecto de la implementación del sistema que promueve Macri. “Del mismo modo en que se probó el voto electrónico y se pudieron detectar falencias, la modalidad de boleta única debería también lanzarse, pero sólo a modo de prueba, en la próxima elección”, señaló el referente de Jorge Telerman en la Legislatura. Recordó que “fue con este mecanismo con el que se propiciaron numerosos equívocos en el Estado de Florida, en las elecciones norteamericanas del año 2000, que finalmente dieron ganador a George Bush sobre Al Gore”.

La dirigente de Nueva Izquierda Vilma Ripoll prefirió ironizar sobre la propuesta macrista: “Mientras no traiga alguna maniobra detrás, debe ser el único punto en que coincido con Macri. Además de cuidar que sus legisladores no voten doble, debería convocar también a la elección de comunas que viene postergando indebidamente”. Después de afirmar que “el robo de boletas (en una elección) es un hecho”, también recordó ante este diario que “la boleta única es uno de los puntos del proyecto de ley electoral porteña de nuestra diputada Patricia Walsh”.

Comentá la nota