Polémica por el uso de un avión oficial para casamiento de Chela

El diputado bonaerense por la UCR, Gustavo Zuccari, a través de un proyecto de declaración, solicitó al Poder Ejecutivo provincial que se “abstuviera de disponer la utilización de los bienes públicos del Estado para la realización de actividades particulares que nada tienen que ver con el interés general, configurándose una práctica que viola todo principio democrático y tiene un alto costo ético para la ciudadanía”.
En ese marco, Zuccari denunció que hace pocos días, el equipo argentino de tenis que competirá desde hoy en la final de la Copa Davis ante España asistió al casamiento de otro reconocido tenista, Juan Ignacio Chela, y para esto, de acuerdo con la confirmación oficial, el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, puso a disposición de los tenistas el avión Cessna C-550 de la provincia de Buenos Aires, con capacidad para siete pasajeros”.

El equipo argentino utilizó la nave oficial debido a que “no los dejaban viajar solos y por vía terrestre, por razones de seguridad”, indicó el legislador opositor, que se preguntó si es ético darle dicho uso a un avión oficial que por ejemplo realiza viajes sanitarios o de emergencia.

Asimismo, recordó el diputado oriundo de Pehuajó que “no es la primera vez que se utilizan las aeronaves oficiales para facilitar traslados particulares. Meses atrás, la flota de aeronaves con la que cuenta la Provincia también había sido usada por la esposa del señor gobernador, quien habría utilizado la escuadra para promocionar sus productos en el norte argentino”.

En aquella oportunidad, la noticia trascendió debido a que la aeronave fue interceptada en tierra por un grupo de manifestantes del campo.

Zuccari señaló que los bienes públicos son de la ciudadanía, no del poder político gobernante y, por ende, el Estado debe recurrir a su utilización para situaciones realmente imprescindibles y/o extraordinarias. “Los bienes públicos no son prebendas que el gobierno de turno puede utilizar a su capricho”, concluyó el legislador radical.

Comentá la nota