Polémica por el aumento de los peajes en la RAC

El gobierno de la Provincia se prepara para aprobar en las próximas semanas los aumentos que se aplicarán a partir...
El gobierno de la Provincia se prepara para aprobar en las próximas semanas los aumentos que se aplicarán a partir de enero del año próximo sobre las tarifas de peaje de las rutas que pertenecen a la Red de Accesos a Córdoba (RAC), tal como lo anticipara recientemente el ministro de Obras y Servicios Públicos, Hugo Testa.

No obstante, al parecer, el camino hasta la sanción definitiva de esta propuesta, no será fácil, sobre todo porque la actual concesionaria, Caminos de las Sierras, cuyo principal accionario es el grupo Impregilo, estaría dispuesta a “embarrarle la cancha” al Estado cordobés, cuestionando de todos los modos posibles este proyecto y así presionar para una mejor renegociación del contrato.

Puntualmente, ayer se realizó en el pabellón amarillo del Predio Ferial la audiencia pública convocada por el Ente Regulador de los Servicios Públicos (Ersep) en la que se conoció que Caminos de las Sierras elevó el viernes una carta documento al organismo contralor cuestionando el llamado a dicha audiencia. Entre otras aristas, la empresa asegura que no fue notificada a tiempo, que no se consensuó con ellos los alcances de la audiencia y que lo que allí se decidiera no les competería. En diálogo con LA MAÑANA, el presidente del Ersep, Rody Guerreiro, afirmó que rechazaron esta nota por improcedente, negando que estas denuncias puedan tener algún asidero legal.

En este marco, fuentes confiables del gobierno que participan de las negociaciones con la actual concesionaria de la RAC subrayaron que la elevación de esta nota desnuda la estrategia de Impregilo de “embarrarle la cancha” al gobernador Juan Schiaretti, para que la sanción de los aumentos se haga más difícil. “La propia empresa sabe que esa nota no tiene validez legal. Lo único que están buscando es una chicana, un elemento de presión para que el gobierno mejore las condiciones del contrato porque así como están planteados los incrementos ya dijo que no va a seguir”, reveló el informante.

Vale recordar que las relaciones entre la Provincia e Impregilo desde hace tiempo no gozan de un buen estado de salud. La decisión del Estado cordobés de imponer unilateralmente las subas del futuro contrato es una prueba de ello, empujando a la firma a que venda su paquete accionario. La idea de la administración schiarettista es preparar el terreno para el desembarco de una empresa con la que goza de una excelente relación: Electroingeniería.

La ventaja con la que contaría la Provincia es que Impregilo ya dio muestras de querer retirarse, para así terminar de una vez por todas con el déficit mensual de tres millones de pesos. En tanto, la desventaja reside en que no está dispuesta a irse sin dinero en los bolsillos. Por eso, presiona por una mejor renegociación o, al menos, un acuerdo que le permita recuperar el capital invertido en los últimos años. De lo contrario, hay serio riesgo de que eleve una demanda ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas e Inversiones (Ciadi), una posibilidad que el gobierno provincial querrá evitar a toda costa.

Comentá la nota