Polémica en la aprobación del Defensor del Pueblo

El oficialismo logró aprobar el pliego del nuevo Defensor del Pueblo de Santa Fe, el ex juez rosarino Edgardo Bistoletti, y también a cuatro de los cinco directores propuestos para el ente de control de Aguas Santafesinas SA (el Enress).
En el caso de Bistoletti, cuya figura es resistida por parte de la oposición y por un sector minoritario del propio Frente Progresista (el Partido Demócrata Progresista), el socialismo contó con el apoyo explícito de sus aliados radicales y el tácito del kirchnerismo local. El bloque que responde a Agustín Rossi, con el diputado Luis Rubeo a la cabeza, se abstuvo en la votación.

De esa manera, la Asamblea Legislativa aprobó por escaso margen ese primer pliego: 30 votos a favor, 23 en contra y 11 abstenciones (votos que de haber acompañado a la oposición hubiesen hecho caer la postulación que realizó el gobernador Hermes Binner meses atrás).

Más tarde comenzó el debate por los nombres propuestos para ocupar el Ente Regulador de Servicios Sanitarios (Enress). Pero la sesión continuó con la ausencia de los reutemistas y obeidistas que abandonaron el recinto. Eso ocurrió después de que esos legisladores peronistas plantearon un cuarto intermedio para analizar con mayor detalle las entrevistas realidas a los candidatos, pero el oficialismo se negó.

En la votación posterior, que contó sólo con los diputados y senadores del Frente Progresista y del Frente para la Victoria, se rechazó la designación del peronista Carlos Bermúdez, que había sido propuesto por el sindicato pero que no contaba con el aval de la mayoría. Sí fueron aprobados los cargos de Juan José Giani, Oscar Hugo Pintos, Héctor Domingo Brachetta y Alberto Daniel Muñoz.

Comentá la nota