Polémica por el apoyo de Riutort a los K

Su hija, Victoria Flores, dijo que respalda a Accastello pero no a la Casa Rosada. "Los Kirchner compran", replicó Fortuna.
La inclusión de María Victoria Flores –hija de Olga Riutort– como candidata a senadora nacional en la lista del kirchnerista Frente para la Victoria provocó molestias e incertidumbre en el peronismo cordobés.

Cuánto perjudica la decisión de la corriente riutorista a los candidatos oficiales del PJ, encabezados por Eduardo Mondino y Francisco Fortuna, es la pregunta que comenzó a circular en el oficialismo provincial.

El antecedente es fuerte: en los comicios de setiembre de 2007 Riutort se postuló a intendenta de Córdoba por afuera del justicialismo, trepó a 118 mil votos, salió tercera y relegó al cuarto puesto a la lista oficial del partido.

Riutort había anticipado que no apoyarían a la lista de Mondino. Igualmente, la inclusión de su hija en la nómina kirchnerista como segunda de Eduardo Accastello fue la mayor sorpresa del cierre de listas. Sobre todo porque la ex secretaria General de la Provincia había sido muy crítica de los Kirchner en los últimos meses. Ayer, tanto Flores como Riutort se esforzaron por sostener que no hay ninguna contradicción entre esas críticas y esta candidatura. Desde el partido salieron a descalificar su accionar.

Flores explicó: "Estoy en la lista pero no soy kirchnerista. Siempre fuimos críticos del modelo (del Gobierno); creemos que hay que bajar las retenciones al agro y distribuir esos fondos a las provincias. Voy a seguir criticando el modelo en cuanto considere que hay políticas que no son apropiadas".

¿Eso no es contradictorio con integrar la lista que respalda la gestión de la Presidenta?, se le preguntó. "No lo es –respondió– porque no es una elección nacional. No está en juego el modelo. Está en juego quiénes son los mejores hombres para representar al peronismo de Córdoba. Mondino hace mucho que no está acá y Accastello es un peronista con trayectoria".

En la misma línea se expresó Riutort. Añadió que en su corriente "nadie quiere votar en blanco" y que la mayoría entiende que participar en la lista de Accastello es la mejor vía para "rescatar al peronismo".

Libertad de acción. Asimismo, voceros del olguismo remarcaron que en el sector se dio libertad de acción y que varios dirigentes decidieron apoyar al frente Es Posible, que responde a los hermanos Rodríguez Saá. Presentó esa situación como una prueba de que no se impuso a nadie el apoyo a la nomina de Accastello. Igualmente, admitieron que en la mesa chica se dio un guiño a "Tory" Flores para integrarse a la lista de Accastello, dejando atrás las críticas anteriores, aunque insistiendo en que la participación es parte de la estrategia dentro de la interna del peronismo provincial y no un apoyo al Gobierno nacional.

Desde el PJ, Fortuna replicó con dureza: "Riutort dijo que Schiaretti y Mondino simulaban una pelea con los Kirchner y que ella se oponía en serio (al Gobierno nacional). Entonces sorprende que ahora forme parte de esa lista a través de su hija. Los Kirchner compran voluntades y no es extraño que en este caso hayan seguido ese procedimiento".

En cambio, Mondino prefirió no replicar formalmente para no involucrarse y darle mayor entidad a la cuestión. Igualmente, portavoces de su campaña dijeron que el kirchnerismo sumó a Riutort "en un intento más de minarlo a Mondino", muy crítico y alejado de la Casa Rosada. Recordaron que Riutort ya cuestionó a Mondino –sin lograr apoyo– en el Congreso partidario que lo proclamó candidato; y que ahora utilizó a su hija en la campaña. "Mientras ella siga criticando, tendrá el apoyo de los Kirchner", dijeron.

Desde la disidencia del PJ, Riutort se consolidó como una jugadora fuerte de la política local. Ayer provocó la sorpresa que aún resuena en la escena.

Comentá la nota