La polémica aplicación del sistema D´Hont y sus distintas interpretaciones, que podrían terminar en tribunales nacionales

Entrando en el análisis justamente de lo declarado por el dirigente radical y candidato a diputado provincial en las elecciones pasadas Roberto Benito Aranda, surge justamente que la ley de lemas dice que primero se aplica el sistema D´Hont entre lemas, al solo efecto de determinar cuántas bancas le corresponde a cada partido político o lemas. Allí se determinó que 10 son para el partido justicialista y 5 para el Acuerdo Civico.
Un dato más que importante

Hay que tener en cuenta que justamente la polémica Ley, en ningún aspecto habla "de piso" o la no aplicación del mismo sistema D´Hont para la interpretación a los sublemas, cosa que aquí en Formosa, no se hace.

El sistema de la representación proporcional, precisamente se ha establecido para terminar con el injusto régimen de mayorías y minorías de la ley Sáenz Peña, donde el partido ganador se llevaban los dos tercios de los cargos y se reservaba para la segunda minoría el otro tercio.

De allí la aplicación del sistema D´Hont que es el sistema de reparto proporcional de acuerdo a los votos obtenidos por cada candidatos y así lo dice expresamente la Ley 653.

Hay que observar que si se fija el piso como hace el Tribunal Electoral llegamos al absurdo de que por esa vía se llegue a un régimen más injusto aún que al de la propia Ley Sáenz Peña, como sucede en este caso que un sublema que obtuvo menos del 60 % de todos los votos del lema se lleve todos los cargos y el 40% restante se queda sin representación, que es justamente lo que interpreta Benito Aranda.

Por otra parte, cabe la pregunta de qué hubiera pasado si con este sistema ninguno de los sub-lemas del Acuerdo Cívico hubiera superado el piso de 14.000. ¿Qué hacen con las 5 bancas que le corresponde?.

Precisamente, por eso la ley 653 dice que "debe aplicarse de nuevo el sistema D´Hont" pero ahora entre sublemas de un mismo lema a fin de determinar a quiénes le corresponde la banca y la cifra repartidora surge de la aplicación de este método entre los distintos sublemas y es el número que le corresponde al diputado número 5 del sublema, en este caso Ventimiglia.

Otra hipótesis

Llevando el análisis de la situación y suponiendo que se participen 7 partidos políticos o lemas e imaginando que en este sentido el PJ se lleve 120 mil votos, la UCR 65 mil, el ARI 31 mil, el MID 22 mil y el Socialismo 17 mil. Aplicamos el sistema D´Hont, queda 1) 120.000 PJ, 2) 65.000 UCR, 3) 61.000 PJ, 4) 40.666 PJ, 5) 42.500 UCR, 6) 31.000 ARI, 7) 30.500 PJ, 8) 24.400 PJ, 9) 22.000 MID, 10) 21.666 UCR, 11) 20.333 PJ, 12) 17.428 PJ, 13) 17.000 Socialismo, 14) 16.250 UCR, 15) 15.500 ARI. Esto, de acuerdo al método utilizado por el Tribunal Electoral con el piso que sería de 15.500 votos.

Ahora, al pasar al segundo plano, que es aplicar de nuevo el Sistema D´Hont, entre sublemas de un mismo lema a fin de adjudicar bancas que le corresponden a su respectivo lema, quedaría que el PJ con un Sublema A 115.000 votos, Sublema B 7000 votos. UCR 5 sublemas con 13.000 votos cada uno, ARI 1 Sublema con 31.000 votos, MID 2 Sublemas a) 10.000 y b) 12.000, Socialismo 1 sublema con 17.000 votos.

Aquí nos queda como resultado que el PJ lleva 7 diputados, el ARI 5 y el Socialismo 3, mientras que la UCR, con 65.000 votos no le corresponde ninguna banca.

Otra hipótesis

También surge la hipótesis que suponiendo que los sublemas de la UCR, ARI y MID, ninguno llega al piso de 15.500 votos, se llevaría 8 bancas el socialismo con 17.000 votos, mientras que el PJ con 115.000 votos se llevaría 7.

Y así hasta el infinito se podría llenar páginas y páginas con distintas hipótesis por una incorrecta aplicación del sistema D´Hont.

La afirmación de Aranda

Es aquí donde Aranda dice que el mecanismo utilizado por el Tribunal Electoral Permanente "es arbitrario y distorsivo del sistema D´Hont que tiene por finalidad – precisamente – el reparto proporcional de los cargos conforme a los votos obtenidos por cada lista de candidatos, siendo así, el sistema más justo y aproximado a la verdadera voluntad popular.

Mientras que el Tribunal se permite aplicar de mala forma anulando totalmente sus bondades para culminar con una distribución de los cargos que nada tiene que ver con la voluntad popular ni con la cantidad de votos obtenidos por los candidatos, que incluso más perjudicial aún que la antigua ley Sáenz Peña de reparto entre mayoría y primera minoría".

También dijo que "se ha dejado de lado el concepto de proporcionalidad que es el aspecto más valioso del sistema D´Hont, a punto tal que su máximo objetivo es precisamente eso: lograr una distribución proporcional de los cargos. Se ha ignorado absolutamente el contenido expreso y el espíritu del sistema D´Hont por vía de una mala interpretación, lesionando claramente derechos de rango constitucional, al igual que de los tratados internacionales de los que nuestro país resulta signatarios.

En efecto. Se lesiona la garantía del Derecho Constitucional de elegir y ser elegido, de igualdad ante la ley, de derechos políticos de representación democrática.

Se lesiona diversos artículos de la Convención Interamericana sobre Derechos Humanos (Pacto de San José de Costa Rica.). Art. 23. "Derechos Políticos", 24 de "igualdad ante la ley", entre muchas otras garantías que tienen que ver con el derecho de representación.-

Del mismo modo se lesionan los art. 21 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Art. …. Del pacto internacional sobre derechos civiles y políticos y diversas normas de carácter internacional que garantizan el sistema democrático el derecho de representación, de elegir y ser elegidos entre otros"; finalizó explicando.

Comentá la nota