Polémica por la altura del puente frente al complejo de Punta Mogotes

La altura del nuevo puente peatonal desde la calle es de 4 metros y medio en la parte central, y a partir de allí va tomando una forma semicircular. Esa forma abovedada significa que avanzando hacia ambos extremos la altura disminuye ostensiblemente.

El primero de los puentes peatonales –de un total de tres construido sobre la avenida Martínez de Hoz, frente al complejo de balnearios– comenzó a suscitar algunas polémicas. Dos son las principales: la falta de barandilla o algún pasamanos tanto en la rampa de ascenso como descenso y la altura de la también denominada "pasarela peatonal".

De acuerdo con lo que puede observarse indicado sobre la pared lateral de la estructura de hormigón y metal, su altura desde la calle es de 4 metros y medio, y a partir de allí va tomando una forma semicircular. Esa forma abovedada significa que avanzando hacia ambos extremos la altura disminuye ostensiblemente.

El tema no es la altura sino la distancia del suelo, ya que al pasar por debajo -en varias oportunidades- micros de doble piso, al no hacerlo exactamente por el centro, provocaron un rozamiento sobre el metal inferior del puente. El resultado: un fuerte estruendo, temblor en la estructura y chispas. Lo peor de todo fue el temor que tal situación creó en los peatones que lo atravesaban tranquilamente.

Por eso, hoy el puente no es muy utilizado y la gente circula, como puede observarse por un lado u otro, pero no ascienden, por lo que el peligro sigue latente. Incluso, se ve cómo los más osados no reparan en la existencia de tan sólida pasarela, y atraviesan la avenida por cualquier sector.

Como ya fuera anunciado oportunamente, el puente ubicado frente al balneario 13 es el primero de una serie de tres, de los que otro de ellos está a medio terminar.

Comentá la nota