Polémica por los altos sueldos del Tribunal de Cuentas

El costo laboral en el órgano de control subió un 147%. Pasó de 38 mil mensuales a $93.900. Crecieron los salarios de los tribunos y de los empleados. Aseguran que fue porque se eliminaron cifras en negro.
En sólo un año y medio, el sueldo promedio en el Tribunal de Cuentas saltó de 2.719 a 4.700 pesos. El primer aumento importante se dio en julio de 2008, cuando cambió el gobierno: entonces, hubo un rápido ascenso en los salarios del órgano de control, que pasaron a casi 4 mil pesos de promedio. En febrero de 2009 esa cifra ya había vuelto a trepar y se ubicaba en los 4.700 pesos mensuales. En total, según los números oficiales del área de Recursos Humanos del gobierno municipal, los tribunos gastaban 38.068 pesos por mes en sueldos en junio de 2008. Un mes después, con la nueva conformación, la cifra había ascendido a 74.782 pesos y, en febrero de este año, saltó a 93.991. La suba representa un 147% más.

Las razones del incremento son, según el informe del Municipio, dos: por un lado, de 14 empleados que había en el Tribunal en junio de 2008 se pasó a 19 en julio de ese mismo año. En febrero, la planta estaba conformada por 20 personas.

Al recorrer la nómina de empleados y sueldos, el cambio es evidente. No sólo los cuatro integrantes del Tribunal gozaron de un aumento del 170 por ciento en los sueldos cuando se produjo el polémico reajuste salarial en toda la planta política, que también incluyó a funcionarios del Ejecutivo y a concejales. Entonces, un miembro del Tribunal de Cuentas, que ya había pasado de 3.907 a 3.982 pesos en julio, comenzó a cobrar un sueldo, en bruto, de 6.845 pesos. Esa es la cifra que actualmente perciben los dos miembros del oficialismo, Graciela Gaumet y Juan Carlos Angeloni. Los otros dos tribunos, Aroldo Argüelo y Antonio Alonso, están en 6.044 pesos. Esa diferencia se daría porque los opositores estarían cobrando aún una cifra no remunerativa.

Pero lo más llamativo del informe oficial es el salto que registraron los empleados del Tribunal. Un empleado, que viene de la gestión anterior y se mantuvo en esta, cobraba, hasta junio de 2008, 2.801 pesos en bruto. Un mes después, el mismo empleado pasó a percibir un salario de 5.177 pesos. Ya en febrero de este año, el costo mensual de ese trabajador había ascendido a 5.355 pesos.

En la gestión anterior, los sueldos no pasaban de 2.800 pesos. En julio, el mínimo se estableció en 2.600 y se llegó a casos de 5.340 pesos.

El Tribunal de Cuentas es un órgano independiente y son los propios miembros del órgano de control los que fijan sus sueldos y los de sus empleados.

En el gobierno municipal lanzan críticas contra el Tribunal. Señalan que tuvieron que generar una partida especial para pagar los sueldos más altos que estableció la nueva conformación. También es cierto que, en los últimos tiempos, ha habido un enfrentamiento entre el Ejecutivo, el Concejo Deliberante y el órgano de control. El quiebre se produjo después de dos decisiones de los tribunos: por un lado, comenzaron a auditar a la empresa mixta Gamsur a pesar de que el gobierno y el Legislativo ya habían firmado un acuerdo por los mayores costos; además, en las últimas semanas, el Tribunal empezó a controlar más de cerca los gastos, por ejemplo, de combustible.

¿Cuál es la explicación que dan los tribunos? Según Graciela Gaumet, presidenta del Tribunal, ni bien asumieron decidieron eliminar los adicionales no remunerativos que estaban cobrando tanto los tribunos como los empleados. Eso, por lo tanto, elevó los costos laborales por el impacto que implica un blanqueo.

En el mismo sentido opinó Aroldo Argüello, del justicialismo, que manifestó que el órgano de control no podía estar aceptando el pago de cifras no remunerativas a los empleados.

Argüello manifestó, además, que hay molestia en el gobierno con el Tribunal y que, por esa razón, se hacen públicos los sueldos que se están pagando.

Lo cierto es que la partida oficial para sueldos que paga el Tribunal de Cuentas ha ascendido considerablemente. Pero, además, ese órgano se ha negado a cumplir con el tope de 1.500 pesos que se estableció para las locaciones de servicio en el marco del recorte de gastos que se está produciendo en la Municipalidad.

Marcos Jure

mjure@puntal.com.ar

El tope que no fue

Cuando anunció el ajuste de gastos, el intendente Juan Jure señaló que, desde ese momento, las locaciones de servicio quedaban congeladas en 1.500 pesos mensuales, excepto las que estuvieran relacionadas con las áreas de la salud.

Sin embargo, el Tribunal de Cuentas decidió desoír esa medida de ahorro. Un contrato de locación de servicios firmado el 23 de febrero de este año estableció una remuneración mensual de 3 mil pesos; es decir, un 100 por ciento por encima del límite establecido por el intendente.

En el Tribunal de Cuentas manifiestan que también dentro del Municipio se dan casos de sueldos que están superando los topes fijados no sólo por el intendente sino por la legislación.

Comentá la nota