Polar Mist: Investigan un boicot al rescate del oro

La tripulación del buque que iba a realizar el salvataje se negó a último momento; se inició una causa penal Otro extraño episodio en una historia con ribetes de novela obligó a suspender el sábado pasado el rescate del Polar Mist, el buque hundido misteriosamente con 9,5 toneladas de oro y de plata provenientes de yacimientos argentinos.

La tripulación del Skandi Patagonia, el barco de alta tecnología contratado por la aseguradora Lloyd´s para la operación de salvataje, quedó involucrada en una causa penal por negarse al rescate por supuestos "problemas gremiales".

En la Justicia se investiga si hubo, en realidad, un boicot a la operación o un pedido de "coimas" por parte de un sector relacionado con la navegación del buque.

Incluso, el juzgado federal de Río Gallegos, a cargo de la magistrada subrogante, Ana Alvarez, ordenó la detención dentro de la embarcación de los marinos y del capitán del barco. Luego fueron liberados y el Skandi ya se encuentra en operaciones en las plataformas petroleras de Total Austral. Los tripulantes, no obstante, deberán prestar declaración indagatoria.

"El tribunal federal dispuso la apertura de una investigación criminal sobre las causas que impidieron la partida del Skandi Patagonia, motivo por el cual se dispuso la detención de ésta y su tripulación a efectos de establecer responsabilidades", informó el abogado representante de Lloyd´s, Gustavo Giugale. Y agregó: "La tripulación de rescate [de las empresas Mammoet Salvage, London Offshore Consultants y Raúl Negro & Cía.] fue autorizada a desembarcar tras prestar declaración testimonial".

La fase principal del rescate estaba a cargo de buzos expertos que debían ser asistidos por la tripulación y por la tecnología del Skandi Patagonia.

El juzgado federal de Río Gallegos había entregado un cuestionario a esos buzos técnicos que bajarían a buscar la carga para que aportaran datos sobre el hundimiento del Polar Mist. Sucede que aún no se descarta el robo de la carga, entre otras hipótesis.

A todo esto, los dueños de la carga, las mineras Cerro Vanguardia y Tritón, ambas con participación del gobierno de Santa Cruz, exigen a la aseguradora el pago de la prima de 16,4 millones de dólares. "En términos reales a mí me da lo mismo si la carga está o no; si no estuviera, el cobro de la póliza es seguro y ya pasó un tiempo más que prudencial para exigir el pago. Después, que hagan lo que quieran", dijo ayer presidente del directorio de la minera Cerro Vanguardia, Jorge Palmés.

Pero en Lloyd´s, al parecer, no coinciden: "Vamos a llevar adelante la operación de rescate como sea y no hemos recibido ninguna comunicación de las empresas", dijo una fuente cercana a la aseguradora.

Las barras de metal dorado zarparon en el Polar Mist del puerto de Punta Quilla, en Santa Cruz. Al cabo de unas 24 horas, la tripulación solicitó ser evacuada, pese a que no había ningún herido a bordo y que la embarcación no presentaba daños. Una vez sacados del mar, el Polar Mist quedó a la deriva y, a las pocas horas, otro barco, llamado Beagle, de bandera chilena, apareció en la escena. El buque empezó a remolcar al Polar Mist hacia Chile, pero la Prefectura los obligó a emprender el regreso a Río Gallegos.

Sin embargo, en medio del viaje, la tripulación del Beagle decidió cortar la amarra que los unía con el Polar Mist y el pesquero se fue a pique, supuestamente, con su millonaria carga de oro y plata.

Comentá la nota