Podrían sancionar al diputado que acusó a otro de negociar su voto

La semana pasada el cobista Infante dijo que el radical Lázaro "arregló" con el oficialismo. Ayer, la Cámara baja puso en el banquillo al denunciante.
La disputa ente los diputados Roberto Infante y Rubén Lázaro tuvo una consecuencia institucional debido a que ayer la Cámara baja aprobó por unanimidad lo que se denomina "cuestión de privilegio" y que no es otra cosa que plantear un sumario para sancionar o no a un diputado.

Esta vez, en el banquillo fue sentado el radical (que pertenece al bloque de Confe) Infante, quien la semana pasada acusó públicamente a su par Lázaro -de la bancada de la UCR- de haber "arreglado" con el oficialismo para cambiar su voto a último momento y posibilitar así la media sanción a la ley de endeudamiento provincial.

Al enojo del bloque radical por los "agravios" a su colega se sumó el del resto de los diputados con las declaraciones de la gremialista Raquel Blas, que insinuó posibles "coimas" a la hora de dar el visto bueno a la posibilidad de contraer deuda. En este sentido, creen que las palabras de Infante contribuyeron a poner en tela de juicio el accionar de todo el cuerpo.

Por este motivo, Lázaro pidió una moción de orden apenas comenzó la sesión de ayer y solicitó una cuestión de privilegio. Ambas cosas están planteadas en el reglamento de la Cámara así como en la Constitución provincial. Básicamente, se trata de un apercibimiento a un legislador que haya cometido algún tipo de falta. Los dos tercios del cuerpo deben aprobarlo para que el tema pase a comisiones -en este caso a Derechos y Garantías- con el objetivo de instruir un sumario.

Una vez resuelto el problema, la comisión tendrá que llevar las conclusiones a la Cámara, que será la encargada de tomar una decisión respecto a la sanción o no del legislador. Llegado el caso, el cuerpo puede "corregir, suspender y aún excluir a cualquiera por desorden de conducta".

El pedido de la "cuestión de privilegio" no es algo común en la Legislatura. De hecho, el secretario legislativo, Jorge Manzitti, afirmó que en los 20 años que lleva en el puesto sólo ha visto sanción de este tipo en dos o tres oportunidades. Muy pocas llegaron a algo concreto.

"Quiero negar rotundamente lo expresado por Infante ya que siempre respaldé las gestiones que hicieron nuestros diputados con ese proyecto y en todo momento me manifesté a favor de dar el sí", dijo Lázaro para justificar su pedido quien -además- solicitó una retractación pública y puso a su bloque como testigo de su afirmación.

Enseguida, Raúl Vicchi ratificó la moción debido a que -afirmó- "me consta que Lázaro no cambió su voto". Vicchi era uno de los radicales que estaban en contra de aprobar la propuesta de endeudamiento pero que finalmente votó en consonancia con la decisión de bloque.

Infante, por su lado, se mantuvo en la misma postura y -aunque pidió disculpas públicas al resto de los legisladores por si con sus apreciaciones de una persona en particular puso en duda la moral y buenas costumbres de todos- no se retractó de sus dichos. Al pedido de perdón se sumó Gerardo Soria -vicepresidente del bloque Confe-, quien se disculpó con el resto en nombre de su bancada y recomendó dirimir la cuestión en la justicia.

Lázaro e Infante tienen una fuerte interna en Luján, que este domingo se decidió a favor del segundo cuando el radicalismo tuvo sus elecciones. La rivalidad, cuentan en los pasillos de la Legislatura, viene desde hace varios años, cuando ambos eran concejales.

Comentá la nota