Podrían racionar con turnos el uso del agua

El decreto para declarar la Emergencia Hídrica en la provincia ya está a disposición del gobernador José Alperovich y su gabinete. Es un instrumento para orientar la distribución.
El secretario de Medio Ambiente de Tucumán, Alfredo Montalván, aseguró ayer que el gobierno provincial estudia declarar la emergencia hídrica para conjurar los efectos de la prolongada sequía.

"Está listo el expediente en el que están todos los antecedentes que pueden ser usados para el decreto que disponga la emergencia hídrica. La decisión debe ser adoptada por el gobernador", afirmó a la prensa el funcionario, quien ayer visitó la Legislatura.

Montalván precisó que la emergencia es "un instrumento legal previsto por la Ley de Recursos Hídricos, que no sólo permite alterar los usos que se dé al agua, sino, lo más importante, tomar medidas para la preservación de tan importante recurso". El funcionario insistió: "Todos los ríos se encuentran con un 50 por ciento por debajo de los niveles históricos de provisión de agua, razón por la que es importante tomar una medida como esta".

"La declaración de la emergencia nos permitiría, por ejemplo, establecer turnos en la distribución del agua o alterar el uso, en función de las necesidades, de manera que, entre todos, vayamos resolviendo esto con la mayor urgencia", dijo Montalván.

Además, dijo que el decreto fue puesto "a disposición del Ministro de la Producción (Jorge Gassembauer) y del Gobernador para tener alguna herramienta administrativa y para que se haga el llamado a la reflexión de la necesidad de cuidar el recurso". En este sentido, Montalbán instó a la población a "tomar medidas urgentes de prevención, de cuidado, de valoración de este recurso importante para la vida".

Asimismo, advirtió que a excepción del dique El Cadillal, Escaba y otras represas chicas están por debajo de la media histórica. Por lo tanto es importante tomar una medida como esta", justificó.

Por su parte, Jorge Scandaliaris, jefe de la Sección Caña de Azúcar de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres, manifestó que, para declarar la emergencia hídrica en la provincia, primero hay que efectuar un estudio previo.

"Una vez que se restablezcan las condiciones hídricas normales en la provincia y tengamos precipitaciones que puedan abastecer el suelo, hay que hacer un análisis. Eso nos permitirá dimensionar las pérdidas porque, respecto de cada cultivo, la situación será distinta", expresó.

Scandaliaris también advirtió: "Se están juntando varios factores. En primer lugar, la falta de lluvia. Llevamos meses sin una precipitación importante. Luego, esta ola de calor que nos ha invadido y que agrava la sequía. Por último, la perspectiva de que uno no sabe qué puede estar sucediendo en materia climática".

El experto destacó que "no es una situación normal, sino de las más críticas en muchos años, que ya ha afectado a las verduras, la caña de azúcar y los citrus, dado que todas las especies que se cultivan en Tucumán han sufrido, en general, algún efecto negativo; unas más que otras".

Si bien en la madrugada del martes llovió escasamente, no ha servido para paliar la crítica situación caracterizada por la prolongada sequía y por las altas temperaturas. El lunes por ejemplo, la máxima alcanzó los 38,5 grados, aunque la sensación térmica ascendió a los 44 grados. Desde el mes de abril último ninguna precipitación superó los 20 milímetros de agua caída.

Comentá la nota