Podrían agravarse los daños por la sequía

La falta de humedad se extenderá dos o tres meses, según Agricultura. Entidades rurales presionan por más medidas.
En una reunión de casi 40 personas, la Comisión Nacional de Emergencia Agropecuaria empezó a tratar ayer el alcance territorial del decreto que firmó la presidenta Cristina Fernández. Los miembros de la Mesa de Enlace rural se retiraron muy insatisfechos.

"La reacción no está a la altura de las circunstancias; con esto solo no se va a salir de la situación", dijo Mario Llambías, titular de Confederaciones Rurales (CRA), que en un comunicado posterior calificó de "insignificantes" las medidas "dado el deterioro económico y social que está transitando el interior".

"No era el momento de hablar de otra cosa, pero las soluciones pasan por liberar los mercados de granos, leche y carne", mencionó Llambías.

Por su parte, Eduardo Buzzi, presidente de la Federación Agraria (FAA), ratificó acusaciones de "persecución ideológica" contra el Gobierno nacional, por no atacar a fondo los problemas y quitarle a la FAA la emisión de las cartas de porte, otra medida anunciada anteayer y que priva a la entidad de entre el 30 y 40 por ciento de sus ingresos.

Por la Sociedad Rural Argentina concurrieron su vicepresidente, Arturo Llavallol, y el director Daniel Pellegrina, y por Coninagro su titular, Carlos Garetto. También hubo representantes de Entre Ríos, Santa Fe, Santiago del Estero, Santa Cruz, Buenos Aires, Río Negro, Chubut, Corrientes y San Juan, y de entidades del interior, como el presidente de la Sociedad Rural de Morteros, Ider Peretti.

Malos pronósticos. Técnicos del Inta, de la Oficina de Riesgo Agropecuario y del Servicio Meteorológico (entre otros organismos) expusieron la gravedad y perspectivas de la sequía. "Podemos estar frente a un ciclo de falta de humedad mayor al que podíamos esperar", observó en un alto el secretario de Agricultura, Carlos Cheppi.

"Si los perfiles de agua no se reponen, hay que evaluar muy bien el sistema de doble cultivo", agregó, en referencia a una práctica que en los últimos años facilitó la expansión de la soja y de la frontera agrícola del país.

El Gobierno nacional estima que la falta de humedad será mayor a la esperada y evaluará hasta la próxima semana los informes para delimitar la emergencia agropecuaria. Cheppi dijo que los pronósticos indican que el déficit hídrico se extenderá "más de dos o tres meses" y señaló que, pese a las críticas, la emergencia decretada "es un renglón muy importante" para encarar la situación.

Esta visión oficial contrastó con la evaluación de la dirigencia rural. "Fue una reunión para la tribuna; quieren que perdamos la calma", dijo un vocero de la FAA.

Modalidad. Los funcionarios nacionales, encabezados por Cheppi, reiteraron que la emergencia se aplicará sólo previa declaración de las provincias y si el Gobierno nacional acredita que el daño supera el 50 por ciento de la explotación.

El decreto publicado ayer en el Boletín Oficial cita la "hermenéutica restrictiva" de la prórroga de impuestos, único beneficio dispuesto por la medida presidencial, que excluye la prórroga de deudas bancarias. Dice también que las provincias deberán otorgar un alivio impositivo al menos igual al de la Nación. Pero este último afectará también las finanzas provinciales, pues recae sobre impuestos coparticipables.

El gobernador de Santa Fe, Hermes Binner, dijo que la prórroga de Ganancias significará para su provincia perder 180 millones de pesos de coparticipación, más lo que resigne en tributos provinciales. Binner pidió al Gobierno nacional que suspenda por seis meses las retenciones, medida que el gobierno excluyó expresamente. Entre otras razones, por tratarse de un ingreso que no comparte con las provincias.

Comentá la nota