PODRÍA TERMINAR APOYANDO A EDUARDO GATICA?

A horas del cierre de listas con vista a la interna partidaria nada salió como estaba previsto – por lo menos para el sampedrismo – ya que ni la mas de media decena de unidades básicas impulsadas por el primer mandatario fueron de peregrinación santa hasta el local del Frente para la Victoria a prenderle velas al santo para que encabezara una lista de unidad, ni, en medio de las ultimas negociaciones, los funcionarios del palo participaron en forma masiva en el sector del hasta ayer principal aliado.
Es que, tal y como lo analizáramos hace poco mas de una semana, el tablero del poder político cambió en forma sustancial cuando de la nada surgió el ascenso a la legislatura provincial del hasta ayer presidente putativo del bloque del frente, Eduardo Ramón Gatica Laly, generando un polo de presión nada despreciable para el entramado vernáculo.

De modos que el primer mandatario mutó su rol de presidente seguro del Pejota al que soñaba con retornar como hijo pródigo, al de presindente.

Arriesgar a mas de 30 días un resultado de esta justa sería, a esta altura cuasi descabellado, fundamentalmente porque el propio primer mandatario, rumiando su virtual derrota, aún no ha fijado posición sobre el particular.

El tablero partidario está complicado, es verdad y si bien las posturas futuras como las presentes y pasadas del flamante diputado provincial dependen de los humores matutinos o convenientes del chacabuquense Julián Domínguez, y el intendente desconfía una posible ruptura del bloque en caso de jugar fuerte para el sector del cuto Duretti, también sabe que Eduardo Ramón puede carecer del coraje histórico para dejar en minoría al actual gobierno.

En dicho sentido – jugada que nadie ha observado hasta el momento – no sería extraño que sobre la raya el mismo Aldo San Pedro salga apostando sus fichas al titular de la Unidad Básica 8 de Julio convirtiéndolo de una vez por todas – quién sabe si para siempre – en oficialista puro.

Porque tampoco ignora el Gaucho que de los poco más de 5000 afiliados peronistas pueden llegar a las urnas – sin demasiado entusiasmo tampoco – entre 1800 y 2200 partidarios y que en todo caso la figura con más talle peronista sigue siendo Gatica, no un joven avenido hace horas al viejo movimiento histórico.

Comentá la nota