Podría postergarse la paritaria estatal.

Una fuente oficial admitió que están esperando saber qué se resuelve en la primera ronda de paritarias a nivel nacional. Los pronósticos previos señalan que Trabajo aceptaría aumentos del 15 al 20 por ciento.
El gobernador Oscar Mario Jorge anunció a mediados de diciembre que en febrero convocaría a los gremios estatales a una mesa de diálogo para analizar la pauta salarial de 2009. Sin embargo, en el gobierno ya estarían pensando en postergar el llamado porque antes quieren saber qué pasará con las negociaciones de los sindicatos más fuertes a nivel nacional.

"Cuando el gobernador habló de febrero imaginábamos otro panorama. Pensábamos que ya habría definiciones de política salarial en Nación, sin embargo todavía no comenzó la ronda de paritarias", dijo ayer una calificada fuente oficial. De todos modos, la fuente se mostró cauta y prefirió no dar mayores precisiones sobre la estrategia definitiva que adoptará el gobierno.

Del otro lado del mostrador, los gremios se tomaron vacaciones en enero ya que no abrieron la boca, al menos públicamente. En diciembre, cuando Jorge anticipó ese diálogo en medio de una serie de paros, el Frente de Gremios Estatales exigió una suba salarial inmediata y sus principales dirigentes concurrieron al despacho del gobernador, aunque no pudieron hablar con él.

Un repaso a la previa de la ronda de paritarias que comenzará este mes a nivel nacional señala que, en promedio, los aumentos salariales en los gremios más importantes rondaría el 15 por ciento, aunque en algunos casos podrían estar por arriba del 20.

UPCN, el gremio nacional estatal más fuerte, no está incluido en la tanda inicial de negociaciones, pero desde el Ministerio de Trabajo no descartan adelantar el diálogo para intentar cerrar un acuerdo del 15 por ciento.

La idea del gobierno kirchnerista es equilibrar esos números con la obligación de los empresarios de no producir despidos. Incluso el líder de la CGT, el camionero Hugo Moyano viró su discurso en los últimas días -al confirmarse que acompañará a la presidenta a España- al expresar que las actividades que perdieron producción "no van a tener los salarios que tuvieron en otros momentos", cuando hacía una semana habría reclamado la mantención del poder adquisitivo.

En su momento el propio Jorge habló de mesa de diálogo y no de paritarias, aunque no las descartó. "El tema no es paritarias sí o no, sino si hay vocación de diálogo entre las partes", indicó. Y también adelantó que la pauta salarial de 2009 es inmodificable: que no se diferenciará de los aumentos que se otorguen en el ámbito privado, a excepción de algunas sumas fijas extraordinarias.

La defensa del gobierno es que los estatales ya recibieron varios beneficios en 2008. "Un aumento siete u ocho puntos arriba de lo que dieron las empresas privadas, una suma fija a fin de año, una baja en los intereses de los préstamos que otorga el Instituto de Seguridad Social, el pago de más aportes en Rentas y Catastro...", recordó la fuente.

Un caso especial es el de los judiciales, que durante diciembre paralizaron el servicio de justicia y exigen un incremento del 35 por ciento.

Comentá la nota