Podría haber cambios en el gabinete de Obama

Por las fallas en el sistema de seguridad.
WASHINGTON.- El intento de atentado de la semana pasada contra el vuelo entre Amsterdam y Detroit puede provocar cambios en el gabinete del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, entre ellos el relevo de su secretaria de Seguridad Interior, Janet Napolitano.

Obama ya calificó de "fallas inaceptables" las que permitieron que el terrorista nigeriano Umar Farouk Abdulmutallab pudiera subir al avión con explosivos escondidos entre sus ropas. "Haré todo lo posible para asegurarme de que los dedicados hombres y mujeres en nuestros servicios de inteligencia y seguridad nacional, y agencias de la ley cuenten con las herramientas y los recursos que necesitan para mantener seguro a Estados Unidos", dijo ayer Obama durante su mensaje de los sábados.

"Esto incluye asegurarse de que estos servicios y las personas que trabajan en ellos estén coordinando sus esfuerzos eficazmente y rindan cuenta de sus actos a todo nivel", añadió. "Como presidente, eso es lo que haré", advirtió.

Obama destacó que la revisión del sistema de seguridad está en manos del asesor de antiterrorismo y seguridad nacional en la Casa Blanca, John Brennan, quien se estima que mantendrá su puesto y saldrá fortalecido del proceso. Brennan lleva 35 años de trabajo en los servicios de inteligencia, 25 de ellos en la CIA, e incluso había sido señalado como posible jefe de la agencia de espionaje externo, pero rechazó la oferta.

De su reporte a Obama dependerá la suerte de varios altos funcionarios relacionados con el sistema de seguridad, entre ellos Napolitano, ex gobernadora de Arizona.

Napolitano es la que corre más riesgos, en especial después de haber declarado, pocas horas después del intento de atentado, que "el sistema [de seguridad] funcionó", una gaffe que debió corregir públicamente varias veces en los días siguientes.

También quedó en el ojo del huracán el ex almirante Dennis Blair, director nacional de Inteligencia, quien debe explicar por qué organismos como la CIA, la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés), el Centro Nacional de Contraterrorismo y el Departamento de Estado no compartieron la información que cada uno poseía sobre el terrorista nigeriano.

Días después del atentado fallido, se supo que el padre de Abdulmutallab había alertado a la CIA sobre la radicalización de su hijo y que los servicios de inteligencia norteamericanos sabían que un nigeriano participaba de los preparativos de un atentado orquestado por la rama de Al-Qaeda en Yemen.

El jefe del Comando Central para Medio Oriente y Asia Central, general David Petraeus, se reunió ayer con el presidente de Yemen, Ali Abdallah Saleh, para tratar de alcanzar una mayor colaboración en la lucha antiterrorista, informó la CNN.

Por su parte, Obama acusó por primera vez a la red liderada por Ben Laden de haber armado y entrenado a Abdulmutallab y de estar detrás del intento de atentado contra un avión comercial, que pudo haberles costado la vida a 278 personas. "Aparentemente, él entró en un grupo afiliado a Al-Qaeda [que] lo entrenó, lo equipó con esos explosivos y lo lideró para que atacase ese avión, que se dirigía a Estados Unidos", dijo.

Comentá la nota