La FIA podría expulsar a Renault de la Fórmula 1

Reunirá al Consejo Mundial para analizar la victoria de Fernando Alonso en el GP de Singapur de 2008, donde, al parecer, la escudería francesa atentó contra el resto de los pilotos

La Federación Internacional de Automovilismo anunció ayer que investigará la victoria del piloto español Fernando Alonso (Renault) el año pasado en el Gran Premio de Singapur, a raíz de las declaraciones de su compañero de entonces, el brasileño Nelson Piquet Jr.

"Los representantes del equipo Renault han sido convocados para responder a los cargos, entre los que se incluyen la infracción del artículo 151c del Código Deportivo Internacional y el de haber conspirado con su piloto, Nelson Piquet Jr, para causar un accidente deliberado en el Gran Premio de Singapur de 2008 con el objetivo de provocar la salida del ''safety car'' para dar a ventaja a su otro piloto, Fernando Alonso", señala el comunicado de la FIA.

El mencionado artículo se refiere a cualquier conducta fraudulenta o cualquier acción que perjudique los intereses de cualquier competición o del deporte del motor en general, y fue el mismo por el que se castigó con la amenaza de tres carreras de suspensión a McLaren-Mercedes por mentir durante el Gran Premio de Australia.

Según informó la cadena brasileña 'O Globo', el hijo del tricampeón del mundo de Fórmula 1 podría haber provocado conscientemente y obedeciendo órdenes de su equipo, el accidente que se produjo en la carrera nocturna y que facilitó la victoria del asturiano.

El accidente, del que ''Nelsinho'' ha declarado que fue culpa suya y no fruto de una maniobra, hizo que saliese a la pista el Safety car con Alonso habiendo realizado ya su entrada en ''boxes'', por lo que pudo tomar el mando de la carrera tras la marcha del coche y lograr su primera victoria del año.

En aquel momento, nadie puso en duda el triunfo del bicampeón mundial, y las revelaciones han surgido casi un año después cuando la cadena O Globo informó que Felipe Massa le había preguntado a Flavio Briatore, director deportivo de Renault, si el percance había sido provocado, sin recibir respuesta del italiano, lo que levantó las sospechas.

Además, se da la circunstancia de que Nelson Piquet Jr acaba de ser despedido recientemente, una situación que ha hecho surgir los rumores de venganza por parte del brasileño.

De esta forma, representantes del equipo ING Renault F1 deberán presentarse en Paris el próximo 21 de septiembre para una reunión extraordinaria del Consejo Mundial del Motor de la FIA, y donde deberán ofrecer pruebas de que el accidente no fue deliberado.

Necesidad de evidencias reales

Las alegaciones a las que se enfrenta el equipo de Flavio Briatore no son únicamente por la posibilidad de intentar amañar una carrera sino también de dar instrucciones a un piloto para tome una decisión peligrosa en carrera que podría haberle producido lesiones o la muerte a él, otros pilotos, los miembros de seguridad del circuito o incluso el público, por lo que sería expulsado con total seguridad.

Comentá la nota