Podría cerrarse hoy un rescate de u$s 15.000 millones para automotrices en EEUU

Los líderes demócratas del Congreso de EE.UU. enviaron a la Casa Blanca el borrador de un posible plan de rescate de 15.000 millones de dólares para los tres principales fabricantes de automóviles, con el objetivo de someterlo a votación esta semana.
Durante una rueda de prensa, los líderes demócratas indicaron que las negociaciones continúan y que la meta de cualquier acuerdo es lograr un plan que promueva la viabilidad de la industria automotriz a largo plazo.

La Casa Blanca, al parecer, recién ha comenzado a estudiar la propuesta demócrata, pero por ahora ha dado una respuesta tibia, porque insiste en que solo se debe ayudar a empresas que demuestren viabilidad a largo plazo.

Si General Motors (GM), Ford y Chrysler no reúnen las condiciones de reestructuración y el resto de requisitos, "no habrá un flujo ilimitado de dinero para esta industria (...) a esto le llamamos una barbería, todos tendrán un corte de pelo, es decir, en cuanto a las condiciones impuestas en el proyecto de ley", explicó la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

Pelosi dijo que las negociaciones continúan porque "se trata de una industria que es importante para nuestra economía, para nuestra base industrial".

Mientras el presidente del Comité de Servicios Financieros de la cámara baja, Barney Frank, afirmó que los demócratas ya han tomado pasos "conciliatorios" para destrabar las negociaciones en torno a un plan de rescate del sector.

"Hemos podido enviar (a la Casa Blanca) un proyecto de ley que, tal como creemos que han ido las conversaciones, contiene lo que ellos consideran necesario" y así evitar un mayor deterioro económico, dijo Frank.

Se refirió a que, tras una larga oposición, Pelosi y el resto de los demócratas han aceptado que el monto de los préstamos a GM, Ford y Chrysler, salga de un programa a cargo del Departamento de Energía para la fabricación de automóviles más eficientes y ecológicos.

La cifra de 15.000 millones de dólares es inferior a los 25.000 millones de dólares que proponían los demócratas y los 34.000 millones de dólares que la semana pasada solicitaron formalmente los máximos ejecutivos de las tres empresas.

Según explicó Frank, la cifra acordada es lo máximo que se puede conceder bajo el programa que maneja el Departamento de Energía con fondos aprobados por el Congreso en septiembre pasado.

Además, se quejó, la Casa Blanca ha amenazado con un veto presidencial de cualquier medida que supere ese monto.

Pelosi, por su parte, volvió a insistir en que es una mala idea echar mano del fondo ambiental y que el dinero debería salir del plan de rescate de Wall Street, a lo que se opone la Casa Blanca.

Pelosi subrayó que, de todas maneras, los "Tres Grandes de Detroit" deben poner en marcha un plan de reestructuración y viabilidad a largo plazo para el 31 de marzo de 2009, como condición para recibir la ayuda.

Aunque los demócratas no dieron más detalles, el diario The Wall Street Journal dijo en su página digital que el plan contempla la creación de una junta que supervise el manejo de los fondos y la reestructuración del sector.

Además, un préstamo puente para las tres compañías y que la Casa Blanca tome medidas, a más tardar el 1 de enero próximo, para que se evalúen los progresos de reforma del sector.

El plan también prevé protecciones para los contribuyentes, incluyendo "garantías" equivalentes al 20 por ciento del préstamo, restricciones en las compensaciones a los ejecutivos de las empresas, entre otros elementos.

El préstamo se otorgaría a un plazo de siete años, con una tasa de interés del 5% en los primeros cinco años y del 9% en los dos años restantes.

Comentá la nota