Podrán tener la nacionalidad española 300.000 argentinos

Deberán demostrar que sus padres o abuelos fueron exiliados políticos
MADRID.- Más de 300.000 argentinos descendientes de españoles exiliados durante las primeras dos décadas del régimen del dictador Francisco Franco estarán en condiciones de solicitar, a partir de mañana, la tramitación de la ciudadanía española.

La disposición forma parte de la ley de memoria histórica, sancionada en Madrid el año último. Habilita a los hijos y nietos de todos los españoles obligados a abandonar su tierra entre el 18 de julio de 1936 y el 31 de diciembre de 1955 a acceder a la nacionalidad hasta el 27 diciembre de 2010, aunque contempla una posible prórroga de un año.

Se estima que parte de los potenciales beneficiarios de esta ley, impulsada por el presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, ya poseen la ciudadanía por ser descendientes directos de españoles. Sin embargo, desde mañana también podrán hacerlo todos aquellos hijos y nietos de personas oriundas de España que por diversos motivos hubieran perdido su ciudadanía de origen.

De este modo, por ejemplo, podrían acceder a la nacionalidad española aquellas personas cuyos padres o abuelos exiliados hubieran sido obligados a renunciar a su ciudadanía originaria para poder ejercer la docencia o practicar otras profesiones, donde ese requisito resultara indispensable para su radicación efectiva.

A fin de evitar confusiones y falsas expectativas, los ministerios de Asuntos Exteriores y de Justicia de España aclararon que sólo podrán solicitar la ciudadanía aquellas personas que tengan algún modo de probar que sus padres o abuelos fueron exiliados.

De esta manera, los solicitantes necesitarán poseer un comprobante extendido por la Oficina Internacional de Refugiados de la Naciones Unidas para acreditar la situación de su antepasado, o bien cualquier documento de cobro de pensiones de exilio emitido por el gobierno español.

Razones políticas

También podrán resultar válidos otros certificados, como aquellos proporcionados por entidades reconocidas oficialmente por las autoridades españolas que prueben en forma clara que el padre o abuelo de quien aspira a la nacionalidad española fue efectivamente forzado a dejar su tierra por razones políticas.

En esta categoría ingresarían los documentos emitidos por partidos políticos, sindicatos y otras organizaciones que operasen bajo el amparo de las leyes en vigor en España.

Pero los hijos y nietos de exiliados durante el franquismo no sólo serán beneficiados por esta medida; también aquellos que obtuvieron su ciudadanía española gracias a la reforma de 2002, que les concedió la ciudadanía, pero no el derecho de transmitirla a sus descendientes mayores de 18 años.

Con la nueva medida, los beneficiarios de la reforma de 2002 tendrán el derecho a tramitar esta mejora de su estatus ciudadano a partir de mañana.

De acuerdo con el director general de Emigración del Ministerio de Trabajo e Inmigración, Agustín Torres, con este nuevo apartado de la discutida ley de memoria histórica se buscará "paliar los efectos de la dictadura franquista en España". Según explicó, de este modo se concretará una "reivindicación histórica" de quienes resultaron perseguidos por este régimen y sus familiares.

Trámite por Internet

En total, ascenderían a medio millón de personas, diseminadas, además de por la Argentina, por Francia, Uruguay, Chile, Cuba, México y Venezuela.

Ante una eventual avalancha de solicitudes de ciudadanía española impulsada por la crisis económica global, el gobierno de España ha dado instrucciones a los consulados de América latina para coordinar los trámites con la mayor eficacia y eficiencia posible.

También ha habilitado dos páginas de Internet para que los interesados se informen y puedan dar los primeros pasos en el proceso de petición de la ciudadanía española.

Comentá la nota