Podrá tramitarse la jubilación por Internet

La Anses reglamentó esta modalidad para trabajadores dependientes; cuáles son los pasos a seguir y cómo se están calculando los haberes previsionales.
La Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) habilitó la posibilidad de tramitar la jubilación por Internet. Esta alternativa ya existe desde 2006 para los trabajadores autónomos, y ahora se amplía a quienes tienen un empleo bajo relación de dependencia.

Para acceder al trámite, se debe contar con la edad requerida para la jubilación (60 años las mujeres y 65 años los varones) y haber aportado durante un período mínimo de 30 años al sistema previsional.

Según prometió el director ejecutivo de la Anses, Diego Bossio, las personas que ingresen su solicitud por la web estarán cobrando sus haberes en un plazo de 60 días.

Hoy las demoras son variables según en qué centro de atención se presente el pedido, pero por lo general los tiempos son muy superiores a los dos meses. El funcionario dijo también que en 2010 habrá 200.000 personas en condiciones de jubilarse por Internet.

¿Cómo es el mecanismo? En la página www.anses.gob.ar se debe ir en primer lugar a "Trámites en línea". Entre las opciones que entonces aparecerán, habrá que elegir "Clave de la seguridad social" si es que aún no se cuenta con una. Ese código personal sirve para cualquier consulta o trámite por la web.

Si de intentar jubilarse se trata, el primer uso que se le dará a esta clave será para verificar si están cargados en el sistema todos los aportes correspondientes: para eso debe ingresarse en "Consulta de Historia Laboral". Si en este paso el trabajador observa que no están registrados todos sus aportes, puede ingresar los períodos faltantes y pedir una "probatoria de servicios" presentándose luego en una oficina de la Anses con la documentación que pruebe que efectivamente existieron esas contribuciones.

El siguiente paso sí será ir a la opción "Me quiero jubilar" (siempre estas opciones están dentro del apartado de "Trámites en línea"). Y desde allí sí, elevar la solicitud de la jubilación.

El trámite se realiza sin necesidad de un gestor. Tampoco hay que presentarse personalmente en una oficina de la Anses, aunque como ya se dijo, este paso sí será necesario en caso de tener que probar que se hicieron contribuciones que no figuran en el sistema de la Anses. En este punto, debe tenerse en cuenta que si se aportó durante más tiempo que el mínimo requerido, hay que exigir que sean tenidos en cuenta todos los períodos, para lograr una mayor prestación.

¿Cuál es la jubilación que está dando el sistema de reparto? Para estimar el haber de inicio, la Anses calcula el salario promedio de los últimos diez años en los que se hicieron aportes jubilatorios. Antes de estimar ese promedio, los valores históricos se ajustan según un índice elaborado por la Anses, lo cual no necesariamente significa que los valores queden correctamente actualizados (dado que las subas nominales de sueldos fueron por lo general superiores a lo que resulta de aplicar ese índice). Una vez obtenido ese promedio se calcula el 1,5% de la cifra, y el resultado se multiplica por la cantidad de años contribuidos.

Por ejemplo: si el salario promedio da $ 3000, el multiplicador será $ 45. Si hubo aportes durante 30 años, entonces esta prestación será de $ 1350 (el 45% de ese promedio, que como ya se dijo, no necesariamente es el último salario de la persona).

A esa cifra se le adiciona una Prestación Básica Universal (PBU) de monto fijo e igual para todos, que hoy es de $ 390,82.

En el caso del haber previsional de personas que durante la vigencia del régimen de capitalización registraron aportes voluntarios, debería sumarse un adicional que surja de aquellas contribuciones. Sin embargo, si bien esa disposición está incluida en la ley de reforma previsional que rige desde principios de diciembre de 2008, aún no se emitió ninguna reglamentación sobre el tema, lo que está afectando a quienes ya se están jubilando.

Comentá la nota