El Poder Ejecutivo no puede inmiscuirse con electos por afiliados

Ante versiones sobre la intervención del directorio del Insssep, el gobernador Jorge Capitanich dijo ayer que el Poder Ejecutivo no se inmiscuirá con los funcionarios que fueron electos por los afiliados a esa obra social. "Cualquier intervención que pueda adoptar el Poder Ejecutivo tiene que estar circunscripta a los funcionarios que designa", señaló.
De ese modo se puede entender que el gobernador habló de la intervención como algo que se considerar inminente y que el interventor sería el actual presidente del Insssep, Atilio Velázquez, en una medida que removería al vicepresidente Oscar Arévalo, muy cuestionado por sus descalificaciones mediáticas al gobernador y su equipo.

En evaluación

Después añadió que el Ejecutivo "no puede inmiscuirse en sistemas de elecciones libres, democráticas y transparentes de otros sectores". Luego dijo "nosotros no planteamos versiones, analizamos ciertas decisiones e instrumentamos las mismas. En definitiva, estamos evaluando muchas decisiones que debemos tomar."Capitanich anticipó esa en una rueda de prensa informal, ayer por la mañana, durante la visita al barrio donde se construyen viviendas para afiliados a Upcp con fondos de la Anses. Se tratan de 120 viviendas, en la zona de La Fabril, casi sobre avenida 9. En la primera etapa se construirán 96 y el plazo de construcción es de 12 meses.

Más empleo

En los terrenos donde se construirán estas viviendas para afiliados de Upcp, Capitanich destacó la importancia de la inversión pública para la dinamización de la actividad laboral. "Los trabajadores estatales no accedían a viviendas desde 1994 y este gobierno propició la construcción de casi 200 viviendas en Resistencia y el interior provincial", acotó. Ahí también señaló la magnitud importante de obras que esta gestión está realizando y que dijo "es inconmensurable y servirán para una fuerte reactivación del empleo".

En declaraciones a la prensa, el gobernador destacó la importancia de la generación de inversión pública para la construcción de las 5.000 viviendas financiadas por la Anses ya que eso propicia la dinamización de la actividad laboral ya que implica la creación de entre siete y diez mil puestos de trabajo para obreros de la construcción.Estas obras tienen la particularidad que no sólo en ellas trabajan obreros (con topes de hasta 100 viviendas por empresas constructoras, sino que además pueden incorporarse al sistema los ladrilleros, electricistas y la industria del mueble abasteciendo de puertas y ventanas. "Con esto se dinamiza la actividad económica dignificando la calidad de vida las familias que aquí habitarán", apuntó.

Comentá la nota